Ansiedad por separación

Hoy os voy a hablar de un tema que me preocupa desde hace un par de semanas. No es algo que me quite el sueño, y es algo por lo que creo que todos los peques pasan, pero si que me gustaría saber cómo actuar en cada momento.

Eloy siempre ha sido un bebé “independiente”, ya que nunca ha sido un bebé que demandara brazos ni nada. De hecho, los primeros meses era totalmente imposible dormirlo en brazos de ninguna manera. Y aún hoy, que ya si quiere dormirse en mis brazos por la noche, a los 5 minutos de estar dormido empieza a retorcerse, lo dejo en la cuna y se queda dormido y tranquilo.

Cuando tenía 8 meses empezó en la Escuela Infantil (EI). Yo, como toda madre, me moría de pena al dejarlo allí. La semana antes lo pasé realmente mal pero cuando ya empezó el día a día e iba viendo que todo iba bien, que se quedaba tranquilo y contento, me relajé. Él era pequeño todavía y yo creo q no se daba tanta cuenta de la separación pero ahora, con casi 14 meses, la cosa ha cambiado. Hasta hace un par de semanas se seguía quedando muy contento, incluso a veces se lanzaba rápido a los brazos de la profe y me decía adiós o simplemente ni me miraba deseando irse a jugar con sus amiguitos.

Este fin de semana en casa, llamaron al telefonillo y mientras esperaba a que subieran, hice como que me iba a la calle despidiéndome de él. Se puso a llorar. Por supuesto, me volví a meter en casa y no lo volví a repetir.

Ya empieza a notar más la separación y la ausencia de papá y mamá. Por las mañanas cuando lo vamos a dejar a la “guarde”, no se quiere separar de mi. Me agarra fuerte y llora mucho. A mi se me parte el alma porque, ¿a quién le gusta que su hijo se quede llorando​?

Supongo que son etapas que tiene que pasar. Empiezan a ser más conscientes de todo. Por suerte dice la profesora que a los dos minutos se le pasa y ya se pone a jugar como siempre, aunque tampoco se queda como se quedaba antes. Ahora hay días que está más tristón pero en cuanto me ve, viene gateando muy contento hacia mi y me come a besos mientras la profe me pone al día.

He leído un poco sobre el tema y parece que aunque esta ansiedad por separación ya pueda aparecer a partir de los 6-7 meses, se desarrolla más a partir del año o año y medio y puede durar hasta los 2 años. Tiene lógica ya que a esta edad empiezan ya a ser más conscientes de sus emociones. Al principio del curso nos comentaron que los primeros meses son más fáciles pero que según se van haciendo mayores les va costando más, y no se equivocaban.

Seguiré leyendo e intentando hacer esta etapa lo menos “traumática” posible para él, pero nadie como otras mamás que te cuenten su caso para aprender más. ¿Vuestros peques pasaron por esta etapa? ¿Cómo lo llevasteis? ¿Y ellos?

¿Me contáis vuestras experiencias? Muchísimas gracias!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *