Viernes dando la nota #3: Jeremy

Esta semana me ha costado elegir canción para el “Viernes dando la Nota”, no porque tuviera muchas en la cabeza, sino todo lo contrario. Ha sido una semana regulera a nivel anímico y lo único que me apetecía poner era canciones para llorar, pero como no me va a servir de nada, he decidido poner una canción publicada en 1992, pero que por desgracia, trata un tema que cada vez está más a la orden del día.

La canción narra la historia de Jeremy Wade Delle, un chico nacido en Texas, quien el 8 de enero de 1991, a los 16 años, se suicidó frente a sus compañeros de clase.

La noticia dejó tan impresionado a Eddie Vedder, cantante de Pearl Jam, que le escribió esta canción.

La letra narra la falta de atención que los padres prestaban al adolescente, objeto de burlas y bromas de otros, lo que podría haberlo llevado al suicidio.

Cada día escuchamos más casos de acoso escolar o bullying. Es un problema muy serio que nos puede tocar a cualquiera, por lo que los padres debemos estar muy atentos a nuestros hijos, tanto si son acosados, para ayudarlos antes de que pueda ir a más, como si son los acosadores, para acabar lo antes posible con la situación.

Aquí os dejo uno de los dos vídeos que se hicieron para esta canción.

VIERNES DANDO LA NOTA

 

13 opiniones en “Viernes dando la nota #3: Jeremy”

  1. Pues si en 1991 el bullying ya era un problema, imagina ahora que todo el mundo va ‘cargado’ con un teléfono móvil con todas sus apps.

    Feliz #VDLN

    1. Si, por desgracia es así. Es un problema de toda la vida pero también espero que gracias a toda esa información que tenemos ahora y posibilidad de ayudas, consigamos que desaparezca de la sociedad.

    1. Ufff, no me quiero imaginar lo mal que lo habéis tenido que pasar todos. ¿Se ha solucionado ya? Espero que si, que cangrejito esté bien y consiga olvidarlo y que los padres de los otros niños fueran capaces de reconocer que había un problema y hayan puesto solución. Mucho ánimo.

  2. El problema del acoso es que no lo reconocen los padres de los acosadores, cuesta aceptar que tu hijo o hija acosa y que hay que tomar medidas muy severas para corregirlo. No se puede permitir de ninguna manera que los niños sufran por acoso, la sociedad tiene que concienciarse y tomar decisiones firmes.
    Feliz semana.

    1. Totalmente de acuerdo. Los primeros culpables son los padres que no lo reconocen. Yo desde luego espero no verme en esa situación pero si por desgracia me tocara y fuera mi hijo el acosador, pondría remedio lo antes posible.

  3. Este tema me da mucho respeto, porque veo que es un problema que cada vez va a peor. Las redes sociales han hecho que un problema que, no lo neguemos, siempre ha existido tome unas dimensiones enorme.
    Tenemos que educar a nuestros hijos para que esto acabe de una vez. Y por supuesto no ir con la venda en los ojos de “mi niño nunca haría…”
    Feliz semana 🙂

    1. Tal cual. Yo por mi parte voy a intentar hacer a mi hijo una buena persona al igual que lo hicieron mis padres conmigo y con mi hermano. En el cole al que íbamos había malas influencias y podíamos habernos juntado con ciertas personas pero mis padres en todo momento hablaron con nosotros y por suerte, no caímos. Hablar con los peques desde el principio es muy importante.

  4. Es un tema muy preocupante, pero quiero pensar que se tá avanzando en la lucha contra él. Cuando yo iba al cole el acoso ya existía, no de la manera que hoy, puesto que no había medios digitales, sin embargo eran comportamiento en los que incluso los profesores, de manera pasiva, tomaban parte. Hoy creo que se ha avanzado en eso, una mayoría de profesores, tratarían de evitarlo.
    Las medidas también hay que tomarlas desde el ámbito doméstico, no por parte del acosado, que poco puede hacer; sino por parte del acosador, y ahí es donde parece que hay padres a los que no les importa criar a un pequeño matón.

    1. Yo, en cierta medida, sufrí acoso por parte de mis compañeros. Cuando me cambiaron de cole en 6º EGB, en el cole nuevo recibí insultos por parte de algunos de mis compañeros como “tableta, que no tiene ni culo ni tetas” o “conejo” porque tenía las paletas un poco grandes. Imagínate lo que supone esto para una niña de 11-12 años. Unos complejos terribles. Por suerte esos complejos se fueron aunque no olvido. No fue tan grave como los casos que se escuchan hoy en día pero nadie debería sufrirlos. Espero como tu que desaparezca y se consiga erradicar. Un saludo.

  5. Mucho ánimo y que la semana que viene estés más animada! Lo del acoso…Aunque con las redes sociales parece que vayamos a peor, cuando nosotros éramos niños el acoso se ninguneaba y se decía que eran cosas de niños. El hermano mayor de una niña de mi clase se tiró de la azotea del bloque de pisos donde vivía porque le pegaban y le llamaban empollón entre otras lindezas y nadie le dio importancia, se le instaba a “aprender a defenderse” en vez de protegerlo. Ahora hay una pared del instituto dedicada a él (de la que los profes actuales no sabían mucho, mi hija mayor va ahora al mismo instituto y se lo expliqué yo cuando hablaron de bullying y ella se lo dijo a los profes). Creo que es muy importante educar en el respeto y dar ejemplo, que a veces no nos damos cuenta y los adultos juzgamos a la gente de la tele por su aspecto, o criticamos a otras personas sin pensar delante de nuestros hijos…Debemos reflexionar e intentar evitar este tipo de juicios gratuitos hacia los demás para que no se reproduzcan en l@s niñ@s…
    Paro ya que esto parece ya un post! Feliz semana!

  6. El acoso no es nuevo, simplemente le hemos cambiado el nombre y ahora resulta más visible. Se encuentra incluso en prácticas sociales tan arraigadas como novatadas e historias así y responden casi siempre al mismo patrón: a mi me lo hicieron y yo reproduzco esa conducta en los otros. Un círculo difícil de romper, pero como todas las enfermades, reconocerlo es un primer paso. Ánimo y feliz semana.

  7. Y por muy atentos que estemos, una vez detectado es una pesadilla tanto la lucha con el centro escolar, como los padres que de esos niños. Estas semanas lo he vivido muy de cerca y esta sociedad queda muy bien con cartelitos en contra del acoso, corta y pegas, o poniendo teléfonos…pero cuando te toca te das cuenta que todo es mentira. Los testigos no quieren problemas, y los centros menos… En fin,…que cada día haya menos Jeremy, y mas educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *