Primera visita al Zoo Aquarium de Madrid

Este fin de semana hemos estado en el Zoo. Llevaba tiempo queriendo ir con el peque ya que le llaman mucho la atención los animales. En casa tenemos una gata, y aunque no se deja tocar, Eloy siempre la busca y cada vez que se la acerco la acaricia y le da besitos y en cuanto entramos en casa y la ve, la empieza a imitar. Más tierno.

Hace un mes en la guarde recrearon una granja en una de las aulas y llevaron cerdos, gallinas y algún otro animal de granja y según la profesora, echaba mano todo el rato y al final acabó acariciando a un cerdo. Vamos, que no le tiene nada de miedo a los animales, de lo cual me alegro mucho. Tampoco hemos hecho nada nosotros para que pudiera llegar a tenerlo.

Con 16 meses y 3 días no sabía si sería pronto para ir al Zoo y que se enterase de lo que estaba viendo pero bueno, también podía ser una visita para nosotros. A Eloy le encantan los libros de animales que le regalaron en Navidad. Los tiene destrozados ya que todos los días jugamos a adivinar los animales, por lo que al final, decidimos ir y creo que ha sido un acierto.

Nada más entrar hemos visto los flamencos. Ha alucinado. Cuando nos hemos ido, ha empezado a protestar. Un poco más adelante estaba siendo la exhibición de leones marinos pero como hemos llegado tarde no había sitio y no podíamos asomarnos pero hemos visto que justo al lado estaban los pingüinos. Ay qué contento se ha puesto cuando los ha visto. No dejaba de gritar y echar mano hacia ellos.

Luego hemos seguido por la “Pequeña Granja” donde había gallinas, cabras, un burro… Nos hemos acercado al burro y no ha dudado un momento en tocarlo al igual que con las cabras. Se podían tocar e interactuar con ellas y así ha hecho. Cuando nos hemos ido ha vuelto a protestar. Se quería quedar viendo los animales pero todavía quedaba mucho por ver.

Poco a poco hemos ido avanzando y nos hemos parado en el Avestruz y un poco más de lo mismo.

La verdad es que iba disfrutando mucho. Después de comer se ha echado la siesta y se ha perdido esta imagen del delfín y otros muchos animales.

Ya en el Aquarium se ha despertado y ha alucinado con los peces y las tortugas. ¡Cómo echaba las manos queriendo tocar y coger a todos!

En general, nos hemos dado cuenta que lo que le gusta son los animales que se mueven mucho. El Panda, los tigres, el koala y demás, al estar sentados y quietos, no han tenido nada de éxito.

Sin embargo con el Oso, a pesar de no moverse mucho, ha alucinado. Al ser tan grande, le ha llamado mucho la atención.

Como primera experiencia ha estado muy bien y fijándome en peques más mayores, estaban disfrutando muchísimo por lo que dentro de un año, que ya tendrá casi 2 años y medio, volveremos y seguro que lo disfruta muchísimo más.

Si estás pensando en ir al Zoo Aquarium de Madrid, te dejo algunas recomendaciones:

  • Compra la entrada con antelación, puedes ahorrar hasta 6-7€ por persona. Los peques de menos de 3 años no pagan. Y si vas a ir 2 ó 3 veces quizás te merezca la pena comprar el abono.
  • Comida: yo pensaba que estaba prohibida la entrada de alimentos de fuera pero debe ser que me equivoqué, ya que había gente con neveras grandes y haciendo picnic en el césped. Desde luego, a la entrada no nos controlaron nada.
  • Actividades y exposiciones: A la entrada al Zoo te dan un listado con los horarios de actividades y exposiciones, pero también en su web puedes verlos para así poder organizarte mejor y no perderte ninguno. También hay sesiones fotográficas y charlas gratuitas sobre algunos animales. Toda la info, en su web.

Tengo que decir que aunque lo pasamos bien, tengo sentimientos enfrentados con el Zoo. Es de las pocas formas que tenemos de ver animales que de otra forma no veríamos pero también me da mucha pena verlos ahí fuera de su hábitat.

Y vosotros, ¿habéis llevado a vuestros peques al Zoo, Faunia o parques naturales a ver a los animales? ¿Les ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *