Cuando “no te gusta” dar el pecho

Hoy os voy a contar como fue mi lactancia. Para mi es un tema muy delicado y me ha costado más de lo que pensaba escribir este post. Le llevo dando vueltas y vueltas varias semanas pero ya no puedo más. O lo publico o lo borro y bueno, he decidido publicarlo aunque tengo que reconocer que ha sido difícil.

Hace un año y 4 meses fui mamá de un bebé precioso al que no di pecho. Bueno si, pero sólo durante 15 días.

Desde siempre, incluso antes de pensar en tener hijos, tenía claro que no daría el pecho ya que tengo los pezones muy sensibles y cualquier mínimo roce, golpe o algo tan natural como puede ser ir sin sujetador, me molesta muchísimo.

Durante el embarazo, si ya de por si los tengo sensibles y no aguanto el más mínimo roce, os podéis imaginar lo mal que lo llevé. Es una de las cosas que peor llevé en el primer y tercer trimestre.

En los cursos de preparación al parto, justo el día que se hablaba de la lactancia materna, no pude ir, aunque por un momento pensé que bueno, que ya que no iba a dar el pecho, tampoco pasaba nada.

Y llegó el día del parto y mi idea cambió. Como ya os conté en otro post, mi parto inducido fue un cúmulo de circunstancias que hace que no tenga muy buen recuerdo de él. Entre que se lo llevaron, que nació con “quejiditos” debido al sufrimiento durante el parto y estaban que si se lo llevaban o no a la incubadora, la familia en la habitación y demás, no me veía preparada para empezar la lactancia materna. Y además tengo que reconocer, que sus dos primeras horas o tres de vida no las recuerdo mucho. Leo a otras madres que ya desde el principio tuvieron el instinto, pero yo no con no consigo recordar nada. Ni su olor, ni su piel, ni si comió o no.

Por la noche, ya de madrugada, me lo intentaron poner pero ni las horas ni las formas fueron las adecuadas. Al día siguiente cuando me desperté, me duché y volví a ser yo, todo lo que quería era darle el pecho pero no dejaba de haber gente en la habitación hasta que al final me agobié y los eché a todos. Tenía tal agobio encima que sólo pude llorar y llorar. Cuando me tranquilicé, llamé a una enfermera para que me ayudase. Para mi sorpresa, el niño cogió bien el pecho desde el principio. La sensación fue rara. Dolió pero me dijo que de primeras era normal pero que luego ya se iría esa molestia. En el hospital le siguieron dando refuerzo porque no me había subido la leche pero cuando llegamos a casa ya fue Lactancia Materna Exclusiva (LME).

Al día siguiente de llegar a casa me subió la leche. Tenía muchísima y el peque se saciaba bien en cada toma. Comía cada 3 horas. Todo parecía ir bien ya que en 15 días cogió 600gr. Pero aunque me gustaba tenerlo pegadito a mi, cada vez que tocaba comer me ponía nerviosa, no era un momento del todo placentero.

Enamoradita me tiene #maternity #baby #babyhands #bebe #maternidad #lactancia

Una publicación compartida de Paseando con Eloy (@paseandoconeloy) el

Y llegó la crisis de los 15 días. Pasé dos noches horribles en las que el peque no paraba de mamar de un pecho y otro. Parecía que no se saciaba. Era terminar un pecho y empezar con el otro, y otra vez al primero. Fue un momento horrible. Yo estaba de lo nervios, no podía más. Si ya de por si no era todo lo placentero que debía ser, si se une el cansancio y los nervios, eran un cocktail explosivo.

Mi chico, al verme tan derrotada, decidió comprar leche de fórmula para darle bibe por las noches para que yo descansase. Además, me compré un sacaleches para poder darle biberón de leche materna. Por cierto, aprovecho para decir que el Medela Swing es una verdadera maravilla. Seguí dándole el pecho un par de días más pero cada vez que se lo daba, me entraba como un tic nervioso. No podía dejar de rascarme el escote y sólo tenía ganas de que terminara. Y así un día tras otro. Un día me di cuenta de lo que pasaba, me daba “grima” dar el pecho a mi hijo.

Fueron momentos muy muy duros. Es muy duro pensar que le vas a quitar el pecho a tu hijo, no porque no haya leche, que había de sobra, ni porque hubiera grietas o mastitis, que no las hubo. No, le iba a quitar a mi hijo el pecho porque no me gustaba dárselo. Eso para una madre es muy duro.

Sentía que había fracasado como madre aunque supongo que las hormonas hicieron de las suyas. Sentía que me iban a juzgar por hacerlo. ¿cómo explicas al mundo que te da “grima” dar el pecho a tu hijo? ¿Cómo algo tan natural puede llegar a no gustarte? Lo pasé francamente mal. Poco a poco se lo empecé a contar a mi familia y amigos y la verdad es que me sentí muy apoyada, pero a pesar de ese apoyo, me sentía fatal. No podía dejar de llorar todo el día.

Se lo contaba a la gente para sentirme mejor y que me dijeran que no pasaba nada, y cuando lo hacían, me seguía sintiendo igual de mal o peor.

Ya ha pasado casi año y medio de aquello. Ahora veo las cosas de forma muy diferente. Hasta hace poco, seguía con el sentimiento de culpa por haberlo dejado pero después de desahogarme en una sesión de terapia craneo-sacral, he llegado a la conclusión de que la lactancia es algo más que lactancia materna exclusiva, o mixta, o artificial. La lactancia es disfrutar de ese momento, tiene que ser feliz para los dos, y si para una de las dos partes no es así, se cambia y no pasa nada. Llegar a esto me ha costado más de un año, pero más vale tarde que nunca.

Pero por fin todo eso ya ha pasado. ¿Quien sabe ahora sólo con ver al niño si ha sido alimentado con LM o LA? Lo importante es que el niño está perfectamente sano, apenas se ha puesto malo en este primer año de guarde y es un niño muy feliz. Y además, por destacar una ventaja de la LA, es que el padre también podía disfrutar de ese momento con el niño.

Sé que ahora alguien estará pensando que no debería decir al mundo que no pasa nada por dar leche de fórmula a un bebé. Si, lo mejor es la leche materna pero vuelvo a repetir, que lo que considero mejor, es que sea un momento placentero para los dos y al final, dentro de lo duro que es el postparto, hay que intentar estar lo mejor posible.

Y lo que sé a ciencia cierta, es que desde que nació el peque, he intentado hacerlo lo mejor posible y me quedo con que al menos lo he intentado. Algunas veces me equivocaré y otras acertaré, a veces lo haré mejor y otras peor pero lo importante es que es lo que más quiero en el mundo y que todo lo que haga, será por él y para él.

¿A alguien le ha ocurrido algo similar? ¿Me lo contáis?

 

47 opiniones en “Cuando “no te gusta” dar el pecho”

  1. Ojalá la leche materna fuera mágica y nos diera garantía de que si se alimentan así van a crecer sanos, no se van a poner malos nunca y serán altos, guapos y fuertes. Pero no es así y aunque lo alimentes con LM puede ponerse malo o no crecer tanto como otros que se alimentan con LA.

    Me apena que tuvieras que vivir tan mala experiencia y te sintieras mal… la culpa es lo peor, que al final las mas duras somos nosotras mismas.

    Espero que ahora que lo has sacado te sientas mejor y seguro que ayudas con este post a otras mamas que estan en esa misma situación 🙂

  2. Me quedo con tu frase de “la lactancia es algo más que lactancia materna exclusiva, o mixta, o artificial. La lactancia es disfrutar de ese momento, tiene que ser feliz para los dos, y si para una de las dos partes no es así, se cambia y no pasa nada.”
    A día de hoy mi peque va camino de los dos años y no pienso que mi leche le haga falta ya realmente pero a mí me gusta, es un momento de las dos y lo hago porque quiero y disfruto con ello.
    No todo es blanco o negro y cada uno tiene que hacer lo que considere mejor.
    Valiente por hacerlo y más por contarlo :*

    1. Justo el otro dia en la charla a la que fui en la guarde decía que ella seguía dando el pecho a su hijo de dos años y medio pero que para ella dar la teta no es alimentar, para ella dar la teta es sentir a su hijo cerca, sentir que le reconforta… la lactancia no es sólo alimento. Me parece muy bonito que sigáis con la lactancia. Es un momento madre e hija que no os va a quitar nadie… es sólo vuestro y me encanta que lo disfrutes. Me ha costado escribirlo pero con el apoyo que esto recibiendo, me alegro de haberlo hecho!!!

  3. Yo jamás di el pecho, cuando mi hijo nacio se sento una enfermera a mi lado y le dio su primer bibe. Que te diera grima es una sensación más, más de una madre me ha contado el asco que les dio coger la grasa de su hijo/a al nacer. Un abrazo tu post es la realidad de muchas que no se atreven a contarlo.

  4. Cariño te lo he dicho antes en Twitter. Una no es mejor madre por dar el pecho o no. Casi se nos “obliga” a dar LME cuando hay mamás a las que les es muy difícil o simplemente no quieren. No hay que sentirse mal. Yo tuve un inicio algo complicado porque pensé que era “más fácil”

    1. Al ser algo tan natural parece que es sencillo pero para nada lo es. Y si, en ocasiones, incluso la gente más cercana, te hace ver que eres peor madre por no darle el pecho, pero como dice, no somos ni peores ni mejores. Todas somos madres y lo hacemos lo mejor que podemos. Muchas gracias!!!!! y me alegro que al final tu lactancia saliera bien!!! 😀

  5. Yo soy mama primeriza con 45. La beba ya tiene 15 meses. Pase x lo mismo q tu. Pezones hipersensibles. Apenas se prendio me hizo ver las estrellas. Me dejo sangrando. No habia crema q me calmara. Ya enl hosp, empezo con la leche d formula xq habia bajado mucho d peso. Y eso fue el principio del fin. Para q luchar para sacar 4 gotas en 20 min si c el biberon lo tenia en 5? El sacaleches no me servia xq no llenaba ni el fondo del biberon. Y ella c/dia + acostumbrada. Los pezones negros d costras. Y a los 15 dias colapse y termine 1 sem en ka uvi x eclampsia + encefalopatia. Al salir,no habia dios q la pusiera en la teta. Me ponia la manito alejandome. Y me entregue. Me harte de las extremitas amamantadoras y d todos los q no apoyaban mi estado. Vi q ella crecia bien. Yo me podia recuperar. Y aqui la tengo hermosa…me hubiera gustado?claro. Pero uno sabe que puede y que no. Y no t hace ni mejor ni peor lo importante es q tu bb crezca sano y fuerte. El resto es tema d psicologos..jeje

    1. Jo, qué duro y qué mal lo tuviste que pasar. Hay que dejar de criminalizar la LA sobre todo cuando no sabes lo que hay detrás. Se debería informar más sobre la LM pero una vez iniciada, si la madre no está bien, que pueda dejarlo sin sentir la presión social y el sentimiento de culpa tan grande. Me alegro que ya estés bien y disfrutando de la peque. Se lleva poquito tiempo con mi peque :D.
      Un beso

  6. Me pasó algo muy similar que a ti con mis mellizos, aguante y digo aguante porque no fue tan gratificante como con el mayor, 4 meses y no pude más, estaba agotada y tenía clara una cosa, para tener un bb feliz se necesita una mamá feliz y aunque me sentí tal como cuentas al final entendí y me di un respiro lo cual cambio mucho mi humor y se notaba. Como médico te digo que no haces nada mal en explicar a las mamás que cuando algo va más allá de tus fuerzas y en lugar de satisfacción te causa agobio no es delito ni mucho menos iniciar lactancia artificial. Lo de los familiares en las habitaciones en un postparto es una lucha que tengo porque no lo entiendo!!! No me parece ni apropiado, ni respetuoso, ni saludable; recuerdo estar con temblores postanestesia y haber seis personas en la habitación, todos mirando al bb mientras yo me sacudía de frío, horrible!! Yo recomendaría si no les apetece gente ahí comentarlo con su médico y solicitar que ponga cierta restricción en las visorias porque hay gente que parece que si lo dice el médico se lo toman en serio porque si lo dice la mamá la tachan de maleducada o agria. Ufff me que extiendo de más jajajjaj maravilloso post!!

    1. Si? No sabía que te había pasado eso, aunque con mellis y un peque que seguro que te demanda atención debías estar agotada pero si, lo importante es estar bien y sentirte a gusto y segura con lo que haces.

      En cuanto al tema hospital, le dije a varias amigas que previamente les había dicho que si vinieran, que prefería que no y ambas lo entendieron pero hablé con mi madre para que no fueran algunas personas pero fueron igualmente y ahí ya reventé. Y justo comenté eso a mi chico, que deberían dar una opción de elegir entrar o no a familiares y al igual que el plan de parto, que sea algo que se respete.

      Muchas gracias por contarme tu historia. Un besazo!!!!

  7. ¡Qué buen testimonio, reina! ¡Y de los útiles! Lo que está claro y fuera de toda duda es que tus sensaciones son tuyas… Tus pechos, tus pezones… Lo que sentías, el malestar incómodo, es algo tuyo, y eso no te lo puedes quitar como una tetina de quita y pon. Si no estás cómoda, si lo que te produce es desasosiego o sufrimiento, es una vía que no merece la pena continuar, contra viento y marea. Si el tádem pecho-bebé no funciona, pues a cambiar, y ya está. Yo veo que es la decisión lógica. Entiendo la frustración, y la pena, pero al final es tener claro que no ha podido ser así, y aceptar que la LA es lo que toca. Y muy bien que sea así. Y ya has visto el resultado: un crío sano e igualmente criado con el mismo amor.

    1. Muchas gracias por tus palabras. Me han emocionado. Estoy recibiendo muchos apoyos y comentarios que me están dejando claro que he hecho bien en escribirlo y me alegro de haberlo hecho.
      Un beso

  8. Tu post es necesario para mamás, que se sientan como tú, las puedes ayudar mucho… Lo de buena y mala madre tenemos que hacernos un favor las propias mujeres y dejar de juzgarnos ya. No se puede hacer algo a disgusto, y por suerte hoy día se puede elegir. Y ojo, que opinología hay para todas, mi niño va a cumplir 22 meses y la gente no para de darme la murga con el pecho, que si “es muy grande”, que “no le alimenta”, que “le estoy creando dependencia”, que “eso es vicio”. OS ha pedido opinión alguien? Qué pesaos!! Todo esto te lo escribo tumbada en la cama con el niño durmiendo en la teta, jajaja. Aunque ya lo sabes, te diré que la mejor mamá que puede tener tu hijo eres tú!! Un abrazo!!

    1. Muchísimas gracias Lidia. Hace 1 semanas estuve en una charla y la que la daba nos dijo que para ella la lactancia materna con un peque de 2 años y pico ya no era para alimentar al peque. Que para ella la lactancia es algo más: es cercanía, es reconfortar al peque, es calmar. No todo se basa en alimentación. Me gusta escuchar historias así y en parte me dan un poquito de envidia porque mi peque es un poco despegado jajaja y echo de menos algún momento en el que se quede conmigo y seamos 1 jajaja pero bueno, le quiero igual jajaja. Muchas gracias de verdad por tus palabras. Un beso

  9. Yo siempre he pensado que cada uno es muy libre de hacer lo que considere mejor para su hijo. Lo que vale para ti, puede no servirme a mi. Y cada circunstancia es diferente.
    Estamos de acuerdo que la LM es mejor, pero eso no quiere decir que la LA sea mala. Es otra opción! Igual de válida.
    Y desde luego, si la madre está mal, el bebé estará mal. Hiciste lo mejor para tu hijo, así que felicidades.
    Fuiste y eres muy valiente, así que cabeza muy alta.
    Yo sufri dos mastitis y lo pasé realmente mal, así que todo bonito no es. Y sigo porque me da pena, come regular y eso le gusta. Pero la verdad es que estoy deseando dejarlo. Y no creo que por pensar eso seamos peores madres. Somos las mejores madres que nuestros niños pueden tener
    Besicos

    1. ¿Cómo vamos a ser las peores madres, si por ejemplo, en tu caso, estás deseando dejarlo y a pesar de eso sigues sólo por él? Eso es el mayor de los amores que hay. Muchas gracias por tus palabras!!!

  10. Tengo tres hijos y acumulo más de 8 años de lactancia materna, exclusiva hasta los 6 meses con todos y prolongada con los dos primeros (la tercera tiene solo 17 meses y aún no la considero prolongada, seguimos en ello) pero en mis tres embarazos y en mis tres postpartos he tenido siempre muy clara una cosa: lo mejor para ti y para el bebé es lo que funciona y fluye, lo que nos hace sentir bien es lo bueno. La primera vivía pegada al pecho desde la mañana hasta el día siguiente durante mi baja y desde que la recogida de la guardería hasta que la dejaba al día siguiente, pero para mi eso era fácil, no tenía mucho más que hacer y tenerla tranquila y contenta con solo sacar la teta era una maravilla. El segundo era de los de “tomo cuando tengo hambre y cuando me sacio necesito que me dejes tranquilo” así que fue fácil también, supongo que si hubiera sido como su hermana yo no hubiera podido o no hubiera tenido paciencia para seguir amamantando… La tercera está siendo difícil pero es muy especial y tengo el total apoyo de su padre (segunda pareja) así que darle el pecho está siendo a la vez extenuante y maravilloso, de momento me funciona y me compensa sentirme como me siento a pesar del cansancio… Así que sigo y seguiré hasta que deje de compensar… Con esto quiero decirte, como madre lactante, que te entiendo y te admiro… Que la decisión que tomaste no fue fácil que estabas informada, sabías lo que estaba pasando y sabías qué era lo mejor para ti y para tu hijo y lo hiciste, porque lo mejor es siempre lo que nos hace sentir bien. Un beso super mami.

  11. Muchas gracias por tu mensaje. Mi peque tiene ahora tres meses y estamos pasando por la crisis de lactancia de su edad. Yo estuve complementando con bibe hasta los dos meses y me sentía una madre horrible, primero por darle bibe y luego por empeñarme en querer darle solo pecho y no dejar que por ello descansara. Tuve el apoyo de mi familia por hacer lactancia mixta pero yo era la que me sentía mal conmigo misma por todo. Hace un mes, conseguimos dejar los bibes, pero di algún día considero volver a dárselo ya no me sentiré mal.
    Enhorabuena!

    1. Ya bastante duro es todo como para hacerlo más difícil. Tenemos demasiada presión sobre nosotras y eso es lo que debería desaparecer. Debería haber más respeto en las decisiones que tomamos. Me daba miedo escribir este post por el que dirán, pero al contrario de lo que pensaba, estoy recibiendo muy buenas palabras y es algo que me emociona muchísimo. Así debería ser. Más apoyo y menos críticas. No te sientas mal por tus decisiones. Lo he aprendido tarde pero más vale tarde que nunca. Un beso.

  12. Caray, porqué esto no llegó a mi hace cuatro meses?
    Soy de Venezuela y a pesar de ser personal sanitario, decidi que daría lactancia materna para no sufrir por formulas gracias a la crisis humanitaria que aca vivimos, al punto que no adquiri formulas, quería dar teta.

    Nace mi hijo en enero y el asunto cambia, nadie me dijo que los senos se agrietan, nadie me habló de crisis de crecimiento y el juzgar continúo porque yo refería dolor… Asesores de lactancia busqué y uno funcionó, pero los malestares y dolor alli, tres episodios de ductos tapados y la teta siempre adolorida, dar teta era una verdadera tortura china, pero qué hago? No hay fórmulas!

    Un dia buscando apoyo me dijeron: Haces sufrir a ese pobre niño, pare la fórmula y quítale la teta!

    Yo insistía ya que a pesar del dolor y el llanto unísono al de mi hijo (durante la primera crisis ambos llorábamos) por el hecho de él haber nacido de 36 semanas, deseo sólo lo mejor para el… Cuatro meses y unos dias han pasado, ya no hay dolor ya no hay heridas, están aun sanando, pero la gente te juzga si das teta y si no la das tambien, se han parado a preguntar cómo la vivimos los primeros dias? A mi nadie me ha preguntado nada, solo me han criticado el no tener pantalones para aguantar dolor…

    Tu publicación debió llegar antes para asi no lidiar con tanta culpa y saber desde un principio que esa conexión madre – hijo no llega mágicamente…

    Gracias por compartirlo!

  13. A mi me encanta dar el pecho, pero desde luego que estoy de acuerdo contigo, es cosa de dos y no tienes que pasarlo mal, no es bueno para la madre psicológicamente ni para el peque que lo notaría. Has hecho lo que tenías que hacer ¡fuera culpas!

  14. La lactancia materna es un mundo!! Y para cada una es diferente… No te tienes que sentir mal…

    Yo quise tirar la toalla a los 15 días por el dolor en los pezones, mastitis, etc pero luego se me pasaron y estaba la mar de bien hasta que la peque, con 4 meses, dijo que el pecho para otro…
    Imagina…

    Un besote

  15. Testimonios como el tuyo son tan necesarios como los de LM, porque exactamente, nunca sabemos la historia que puede haber detrás. Yo conocía casos de rechazo de amigas que seguían haciendo lactancia prolongada y durante el embarazo acabaron teniendo que dejarlo porque sentían lo que describes tú, grima, rechazo, incluso como calambres. Lo importante es ser una mamá estable y feliz (lo de descansada ni con teta ni sin ella jajaja) y lo demás afortunadamente tiene arreglo.

  16. Gracias por compartirlo, todas estas historias y experiencias ayudan a otras madres, es terrible como, hagas lo que hagas, te encuentras trabas en el camino, yo al revés, más de un profesional de salud me dijo que dejara la lactancia, y ya desde antes de nacer mi hija me decían que yo seguramente no podría dar el pecho por llevar piercings en los pezones, no encontré ayuda en el hospital (donde me dieron biberones porque mi leche “no era suficiente”) y fue un camino muy duro. Cada madre debe ser totalmente libre de tomar su decisión sobre la lactancia, y desde ahí ser completamente apoyada por el sistema sanitario, sea la que sea y sin tener que dar explicaciones o justificarse. Un abrazo enorme!

    1. Si, parece que hagas lo que hagas, lo haces mal para el mundo pero para quien lo tienes que hacer bien es única y exclusivamente para tu hijo y sentirte bien con lo que haces y que tu hijo/a esté tranquilo/a y bien también. Muchísimas gracias por tus palabras!!!

  17. Me parece fenomenal que lo cuentas si ello te libera o ayuda, porque yo opino como tú, la leche materna es lo mejor pero no es solo eso y si hay algún problema o razón para no dárselo no hay que juzgarlo o criticarlo.
    Yo le di muy poco tiempo, no me subía la leche, tenía grietas y me sentí fatal. Y me juzgaron por dejarla. No sé es peor madre x no darle LME 😉

    1. A mi me ha costado no sentirme mala madre pero lo he conseguido. Lo que yo pienso, si tu ves por la calle a un niño no sabes si está alimentado con LM o LA no? Lo importante es ver que ese niño está sano y feliz no? Pues eso, fuera culpas. Las que tenemos que estar bien somos nosotras no la gente de alrededor nuestro. Muchas gracias por tu comentario!!!

  18. ¡Hola, guapa!
    No deberías sentirte culpable por lo sucedido, es tu experiencia personal y como lo has vivido en primera persona. No te voy a engañar, yo soy prolactancia y estoy acabando una formación como asesora de lactancia, sin embargo, respeto tu decisión. La lactancia no es fácil y no todas las mujeres tienen experiencias satisfactorias con ella. Si te causaba sufrimiento no tenía sentido seguir adelante, lo importante es que el bebé y la madre estén en armonía. Un abrazo.

  19. Gracias por dar tu visión y tu experiencia. Lo que está claro al menos para mi es que la teta y tantas otras cosas de la crianza es cosa de dos. Y es importante hacer las cosas con gusto, con amor y con un fluir sano. Tanto como el hecho biológico en sí. La LM es algo más que dar teta y leche. Y seguro que ese plus se lo diste y fluyó mejor si las cosas las haces con amor y de forma cómoda para los dos.
    Un post muy valiente, muy verdadero, y muy necesario 😉

    1. Muchas gracias la verdad. Me costó mucho escribirlo pero lo conseguí y me vino y me está viniendo muy bien. Recibir palabras como las tuyas es algo que reconforta y hace ver que tan mal no lo hice como nos quieren hacer pensar a veces. Lo importante es que los dos estamos bien y contentos y me quedo con eso. Gracias

  20. Lo primero, enhorabuena, me parece un post muy valiente y ya imagino que no te habrá sido nada fácil de escribir.
    Yo di pecho a mi hija casi dos años y ahora, a punto de parir, pienso repetir. Pero considero que la lactancia materna es una decisión personal de cada uno y, a veces, es muy sencillo juzgar.
    Cuando desteté a mi hija lo hice porque la lactancia había dejado de ser algo bonito y había pasado a convertirse en un agobio que empezaba a hacerme sentir mal. Por eso decidí que mejor dejarlo que seguir sin ganas. Como en todo, en esto de la maternidad, hay que tomar decisiones y, como madres, todas queremos lo mejor para nuestros hijos. De ello no hay duda.

  21. Según mi opinión hiciste muy bien. Es verdad, debe ser un momento placentero para las dos partes.
    De un tiempo a esta parte, para mi ya no lo es tanto. Tiene 3años, sólo le quedan 4dias para cumplirlos y me he marcado esa meta para que deje el pecho y es que la peque está sana y es feliz, pero para mi ha llegado a ser una tortura ya que hay momentos en los que no tengo nada de ganas tener que sacarme el pecho.
    Creo que hiciste bien. Si hubieras seguido no creo que hubiera sido bueno ni para ti ni para tu peque. Así que felicidades por la decisión tomada.
    Saludos

    1. Muchas gracias. Viniendo de alguien que ha dado el pecho durante 3 años tus palabras son de agradecer de verdad. Si a ti ya no te resulta placentero va siendo hora de dejarlo. La lactancia es más que alimentar, es disfrutar de ese momento y si una de las dos partes no está bien, quizá sea el momento de cambiar. Ya nos contarás cómo es el destete para la peque. Espero que sea lo menos traumático posible. Un beso y mucho ánimo

  22. Estoy a favor de la LME, pero siempre que sea una lactancia feliz. Los beneficios de la LM son mucho pero siempre he pensado que los beneficios de una madre feliz también son incalculables y sino se es feliz dando el pecho entonces no creo que ese sea el alimento más adecuado
    Durante los tres primeros años los niños forjarán gran parte de su carácter gracias al ejemplo de sus padres y para ser un niño sano emocionalmente necesita de manera imprescindible unos padres felices.
    La decisión que tomaste fue la mejor que podías haber tomado porque es tu vida y tus circunstancias y solo tú eres dueña de ellas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *