Cómo preparo mi casa para evitar peligros

Esta semana iba de camino a hacer la compra cuando de repente me vino a la cabeza algo que leí durante el embarazo sobre preparar la casa para el nacimiento del bebé y para cuando empezase a explorar la casa. Empecé a darle vueltas sobre algunos cambios que hemos ido haciendo para evitar tener que estar “riñendo” al niño todo el rato por intentar coger esto o aquello o por querer tocar cosas que no debería. No os voy a contar trucos infalibles para evitar los peligros en casa, más que nada, porque no los tengo y además ni soy pedagoga ni tengo estudios ni referencias sobre el tema, pero soy madre de un peque de 16 meses que encuentra el peligro donde nosotros no lo vemos.

A pesar de los cambios y de nunca haber tenido muchas cosas por medio, a veces me da la sensación de estar todo el día diciendo “NO”. Muchas veces se enfada por lo que siempre intento buscar la manera de llevar los momentos en casa de la forma más tranquila posible.

Todavía hay cosas y sitios que tenemos que ver cómo cambiarlas, pero de momento os cuento lo poco que hemos ido cambiando:

  • Enchufes: en el pasillo tenemos varios enchufes así como en la que será su futura habitación (de momento sigue en su cuna en la nuestra). Un día descubrió uno de los enchufes y lo empezó a tocar. Le dije que lo dejara pero siguió. Le cogí, me lo llevé de ahí pero en cuanto volvió, lo volvió a tocar. Cuanto más le decía que no lo tocara, más echaba mano y me miraba como “desafiante”. Para evitar el conflicto, compré en el chino unos protectores de enchufe. Al día siguiente, cuando tocó el enchufe y no le dije nada, lo siguió tocando varias veces y mirándome como diciendo: “venga, dime algo, que lo estoy tocando”. Pero al no decirle nada, ya no le interesaba y no lo ha vuelto a tocar. Es que ya no le llama ni la atención.

  • Cables: A mi chico no le gusta nada que se vean los cables por eso, cuando decoró la casa, miraba siempre que estuvieran lo más escondidos posibles cosa que ahora nos ha venido muy bien. Pero debido al cambio que tuvimos que hacer en un sitio, unos cables quedaron al descubierto y claro, ¿cómo no le van a llamar la atención al peque? Día si y día también tiraba de ellos. De momento hemos hecho una “ñapilla” que es poner un cartón delante. Queda discreto y fin de la discusión.

  • Cajones de la cocina: Como a todo niño, le encantan los cajones y sacar lo que hay dentro. En la cocina tengo un “cajón desastre” (que me perdone Alicia de ordenylimpiezaencasa.com) con cucharas de madera, cucharones y demás utensilios. En ese mismo cajón hay un corta pizzas y un rodillo para las masas. Como la cocina no es muy ancha, cuando lo siento en la trona, a veces llega al cajón y siempre se lo cerraba pero al final me di cuenta que no era tan importante lo que había dentro y que estaba bien que pudiera jugar con los utensilios de cocina y así conocerlos. ¿Adivináis qué es lo que quería coger siempre? Si, lo potencialmente más peligroso. Lo que hice un día fue quitar esas dos cosas y como por suerte no hay peligro de que se pille los dedos, cuando le dejo jugar, está entretenido un buen rato.

  • Puertas: En casa tenemos un pasillo distribuidor que va al baño, cocina y a su habitación. Su habitación, que ya os la enseñaré más adelante, tiene escalones grandes de subida a la cama para cuando sea más mayor, pero como cualquier niño de su edad,  ya tiene alma de aventurero y se las sube que no os lo imagináis. Ni yo, hasta que me despisté 1 minuto que es lo que tardó en subir. Cuando vi que estaba en la parte de arriba casi me da un infarto por eso, de momento y para evitar más sustos, tengo la puerta cerrada igual que las de la cocina, donde tenemos la comida y arena de la gata y hay cajones potencialmente peligrosos y la del baño, donde tiene la manía de abrir el grifo del bidet y llenar todo de agua.

  • Muebles del salón: Cuando era más chiquitín si le llamaba la atención abrir las puertas, bueno, sólo una de ellas, pero lleva ya bastante tiempo que le da igual. También hay que decir que para él no es muy fácil ya que hay que apretar y supongo que no quiere perder el tiempo en algo que no le va a reportar nada. Pero el día que le llame la atención abrirlas, pondremos topes para que no pueda y listo.

De lo que me he dado cuenta en este tiempo es que si le quitas importancia a las cosas, él tampoco se las da. Cuanto más le digo que no lo haga, más lo hace, por eso, cuando hace algo que no me gusta, a no ser que sea algo peligroso, intento ignorarlo y al final se aburre y deja de hacerlo.

Y vosotros, ¿cómo tenéis vuestras casas para evitar conflictos y accidentes?

13 opiniones en “Cómo preparo mi casa para evitar peligros”

  1. Bueno, me encantaría que vieras mi casa. Sobre todo el salón que es donde él está casi siempre. Los hemos modificado como 30 veces. Hasta hemos tenido que tapar la chimenea con maderas. Él se mueve mucho, salta, todo lo quiere tocar y coger… Vamos, lo normal en un niño. Y yo que pensaba que era él el que tendría que adaptarse

    1. Jajajaja, es que es eso, donde tu ves algo normal ellos ven algo nuevo que quieren tocar y explorar y aunque se supone que no hay peligro, de una forma o de otra lo encuentran jajajaja… No he hecho la prueba, pero seguro que tu pones a un bebé un cuchillo, un tenedor y una cuchara y seguro que el 100% va a por el cuchillo jajaja. No he hecho la prueba ni la haré por si acaso jajaja.

  2. Supongo que eso va en función de cada casa y las cosas que tengas. La verdad que nosotros solo hemos tenido que tapar enchufes. El resto lo hemos dejado tal cual está! A base de decirle que no y sacarlo de donde estuviera haciendo algo que no debía diciéndole vamos a jugar con esto, para centrar su atención en otra cosa. Al final fue perdiendo interés.
    Pero reconozco que soy de las que tienen pocas cosas, posiblemente en otra situación tendría que mirar más el tema seguridad. Muy buen Post!

    1. Si, yo intento centrar su atención en otras cosas cuando está haciendo algo que no quiero que haga, pero también intento evitar decirle que no todo el rato jajaja porque hay tardes que si no lo digo 100 veces 😀 Me alegra de verdad que te haya gustado el post. Muchísimas gracias!!!

  3. Yo lo de los cajones lo resolví dejándole uno para bb Javi, el más bajo de La Cocina, ahí guardamos sus snacks, platos, cubiertos etc, poco a poco aprendió que ese era su cajón y no volvió a abrir otros porque lo que quería estaba ahí. Enchufes los tenemos todos cubiertos y como dices muchas cosas a menos que vea el peligro inminente trato de ignorar porque es verdad que les da más curiosidad aún cuando les dices que no.

  4. Me ha encantado tu post! Yo ya no sé cuántas veces hemos cambiado cosas de sitio en su habitación pero más por que ella crecía que por otra cosa y claro, al mover pues quedan cosas al descubierto y todo lo nuevo le llama la atención.
    Lo que más? La pala de limpiar la arena de la gata!!! Cada vez que no la oigo voy corriendo al baño y ahí la veo, moviendo la arena y en cuanto me ve la suelta corriendo jajajajjajja

  5. El nuestro es un poco terrorista como lo llama su padre así k adaptar la casa tp nos sirvió de mucho… al final aprendes a estar siempre alerta y adelantarte a sus fechorías. El mío con 8 meses kitaba los protectores de los cajones en 40 seg.con 10 (sin andar) era capaz de abrir las puertas… a todos tus consejos añadiría los protectores de las esquinas y no dejar absolutamente nada a su alcance!!

    1. Jajajaja madre mía. Es que nosotros no tenemos nada con esquinas a lo que llegue de momento, pero me lo apunto para cuando toque jeje. Lo de dejar cosas a su alcance es un poco lo que decia de haber cambiado las cosas de un mueble, que quité libros y discos y puse sus juguetes. El mío es poco terrorista la verdad y menos mal 😀

  6. Aquí es donde escondo mi cabeza y digo con voz muy flojita: yo sólo he protegido las esquinas de una mesa baja de mármol… No sé cómo no se me ha muerto.

    Pero me lo apunto todo para el siguiente!!!

  7. Yo nunca protegí nada, sino que trabajé las estrategias de la evitación y distracción. Los golpes son la constante, pero mira que no son por falta de prevención, sino por hacer el gansete…Muy interesante! Un besote

    1. Y cómo es la técnica de evitación y distracción? Funcionó? Tenías que estar encima en todo momento o te podías relajar? Porque yo incluso con estos pequeños cambios, tengo que estar alerta a todo igualmente jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *