Trona portátil YummiGo Booster de BenBat

Hoy os quiero hablar sobre esta trona portátil. Es la que usamos cuando salimos con el peque a comer y con la que estamos realmente encantados. Lo primero que quiero decir, es que este post no es patrocinado ni nada por el estilo. Lo escribo porque cada vez que salimos con amigos, se sorprenden cuando la ponemos en la silla y sentamos al peque y todo el mundo acaba diciendo que es un inventazo y doy fe de ello.

Cuando mis sobrinos mellizos cumplieron un año y poco, en Navidades, pregunté a mi hermano y mi cuñada qué querían de regalo de Reyes. Hace años que prefiero preguntar y regalar lo que realmente necesitan que regalar cualquier cosa y que se quede en el olvido. Pues bien, me contestaron que unas tronas portátiles para poder sentar a los niños a la mesa en cualquier sitio sin depender de que tengan trona o no y para quitarles la trona gigante que tenían en casa y que se pudieran sentar en las sillas normales. Ahí empezó mi búsqueda de la “trona perfecta”. Me hice un estudio de mercado y vi tronas portátiles con patas, tronas hinchables y de repente me encontré con tronas que servían de maleta para llevar juguetes, pañales o lo que se necesite. Eso me gustó. Encontré esta de la marca “BenBat“.

Lo de poder llevar cosas dentro fue lo que terminó de convencerme. Las hinchables no me convencían porque ¿qué pasa si la vas a inflar y se te pincha? y las que tienen patas si me gustaron pero, qué mejor que si ya tienes que llevar algo que abulta, no tener que llevar además otra bolsa con la comida o los juguetes.

Cuando por fin lo tenía decidido, les regalé las dos. Desde el primer momento que la probaron les encantó. Los peques estaban muy contentos porque se sentían más integrados en la mesa y lo de que sirviera de maleta, es algo que encantó tanto a mi hermano como a mi cuñada.

Ahora, casi 4 años después, el regalo me ha vuelto y me han dado una de las tronas para Eloy y puedo afirmar, después de usarla durante cuatro meses, que es uno de los mejores regalos que he hecho nunca, o al menos de los más prácticos. Estoy encantadísima con ella. Siempre que salimos la llevamos y, bar/restaurante donde paramos, ahí la ponemos. Las correas que lleva son lo suficientemente largas para prácticamente todas las sillas. Sólo hubo una muy muy ancha en el Parador de Cervera de Pisuerga en la que pensaba que no iba a llegar y si llegó, por lo que de momento no me he encontrado ningún problema. Una vez incluso que no había más sillas en la terraza de un bar, probamos a poner la trona en la silla de paseo y quedó perfecta también.

Todo el mundo que la ve se sorprende y les acaba pareciendo un inventazo. A Eloy le encanta sentarse y sentirse uno más. Alguna vez que nos la hemos dejado en casa y le hemos puesto en la trona que tuvieran en el local, no le ha terminado de gustar del todo.

Como con todo en los niños, no hay que quitarle ojo en ningún momento. Como todo en esta vida, no está exento de posibles accidentes. En estos dos últimos días de uso hemos tenido dos pequeños sustos pero que ya no volverán a pasar:

  • En la presentación del libro de Sara Palacios “A Relaxing MuM (of café con leche)”, senté a Eloy en su trona y una vez sentado me acordé que tenía los cuentos dentro, y fallo mío por no querer bajarlo de nuevo, intenté abrir la trona con tan mala suerte que los 3 segundos que estuvo abierta Eloy metió el dedo gordo y al cerrarla se lo pillé. Qué susto. Lo que pudo llorar pero a los 10 minutos ya estaba contento como siempre. Nota mental: no cuesta nada bajar al niño y volver a sentarlo después.
  • Ayer estuvimos en un restaurante y en lugar de pegar la silla a la mesa la dejé algo separada y a Eloy se le ocurrió subir los pies y empujar contra el borde de la mesa. Casi se va para atrás. Hasta ahora nunca nos había pasado ya que siempre está bien pegado a la mesa. Es importante que no haya nada donde pueda llegar con los pies para evitar que haga fuerza hacia atrás.

Estos son los dos únicos sustos que nos han pasado desde hace 4 meses que la estamos usando. Son situaciones evitables que os quería contar también para que nos os pase a vosotros si os decidís por esta trona. A pesar de eso, sin duda, yo se la recomiendo a todo el mundo. Es cómoda y práctica y se puede usar desde los 9 meses hasta los 3 años., ¿qué más se puede pedir?

Y vosotr@s, ¿la conocíais? ¿Tenéis alguna otra trona portátil?

5 opiniones en “Trona portátil YummiGo Booster de BenBat”

  1. Yo tengo una de Jané muy parecida. También tiene una especie de compartimento para meter cosas y además, si metes comida se mantiene un poco a temperatura de como la lleves (fria o caliente). En mi caso la hemos usado poco porque siempre que hemos salido lo he dejado en la sillita, pero las veces que la he usado ha ido perfecto. Yo tb coincido en que son muy útiles!

      1. Yo también tengo una de Jané en la que caben bastantes cosas, es lo mejor! Así en un solo bulto llevas todo.

        A mi ya me ha hecho varias veces lo de separarse con las piernas y casi volcar la silla, menudo susto! Hay que tener un cuidado…

        La tuya no la había visto nunca, desde luego para tener muy en cuenta si no tienes ninguna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *