Los niños no se tocan

Desde que estamos embarazadas tenemos que aguantar que nos toque la tripa gente que no conocemos absolutamente de nada, pero cuando nacen los niños, que todo el mundo los vaya tocando, ya es el colmo.

No sé en qué momento nuestros hijos pasan a ser de dominio público y si encima son simpáticos y les ríen las gracias, para qué queremos más.

Recuerdo un día paseando por la Puerta del Sol cuando Eloy tenía unos 5 ó 6 meses, un chico le empezó a hacer gracias y Eloy se empezó a “reír”. El chico se nos acercó y me pidió permiso para tocarle (iba directo a las manos) y le dije que no, que no me gustaba que la gente le tocase las manos y ¿qué hizo? Le empezó a tocar la cara. ¿En serio? ¿Tenía que haber dejado claro que no me gusta que toquen a mi hijo en general?

¿La gente no se da cuenta que los niños son personas y no animales a los que ir acariciando o tocando cuando quieren?

Yo nunca he ido tocando a bebés por la calle pero sí conozco una persona que lo hacía sin yo saberlo. Una día, cuando ya había nacido Eloy, se lo comenté y me confesó que ella lo hacía. Le dije mis motivos y hace poco volví a verla y me dijo que no lo había vuelto a hacer, que se había dado cuenta que yo llevaba razón.

Algunos de los motivos que le argumenté fueron:

  1. Primero, que no conozco de nada esa persona.
  2. No sé dónde ha tenido las manos y si toca las manos de mi hijo se las puede llevar a la boca y contagiarle algo.
  3. No sabe si mi hijo tiene algún tipo de alergia a algún producto que haya podido echarse en las manos.
  4. Es un bebé, no un perrito mono que se encuentra por la calle.
  5. Es una persona, pequeñita, pero persona.

En otra ocasión, esta hace unas semanas, Eloy ya había empezado a andar y cruzamos una calle los 3 caminando. Al otro lado del semáforo había un señor mayor que le empezó a decir cosas. Al final acabó hablando con nosotros y haciendo carantoñas al niño. De repente me dio dos besos por tener un peque tan bonito y a mi chico le dio la mano y se empezó a acercar más al peque, que en esos momentos lo tenía mi chico en brazos, para intentar cogerlo. Pepe empezó a agarrar más fuerte al peque y a apartarse un poco para que se diera cuenta que no le iba a dejar coger al niño. Al final, el hijo del señor se lo tuvo que llevar porque ya se nos notaba en la cara que la situación no nos gustaba mucho a ninguno de los dos.

¿En qué momento puede pensar una persona desconocida que voy a dejar que coja a mi hijo?

Si muchas veces no cojo ni a los hijos de mis amigos sobre todo desde que tengo a Eloy.

Este post está dedicado a todas aquellas personas que tocan a niños ajenos. Si tú, por casualidad eres una de ellas, por favor, no lo hagas más. Deja a los niños en paz. Si, son muy ricos, muy guapos y muy graciosos pero no son “monitos de feria”. Piensa si te gustaría que de repente me acercase a ti y te tocase las manos o la cara y me pusiera a hacerte tonterías sin venir a cuento. ¿A que te incomodaría? Pues igual el peque no se entera pero a quien incomodas es a los padres. Y no vale decir que la juventud de ahora no aguantamos nada. No creo que a las madres de antes les gustase que fueran “sobeteando” a sus peques. ¡Gracias por tu comprensión!

Y a vosotros, ¿os ha pasado algo similar? ¿Me lo contáis?

5 opiniones en “Los niños no se tocan”

  1. Yo soy muy celosa de mi espacio personal, mi burbujita. Y ahora con Loki esa burbuja se ha extendido. Entiendo esas ganas de querer abrazar y besar a un niño, porque a mi me pasa con el mio que no puedo dejar de abrazarlo y besarlo. Pero hay que tener límites y reconocer que ese amor está ahí pero somos adultos y podemos contenernos.

    Que ese niño es una persona, y puede no gustarle o darle miedo. A mi me daría miedo la gente que se me acerca sin conocerme de nada y me dice cosas bonitas y me abraza…

  2. A mi misma madre la he tenido que decir todo esto y hace poco me dijo que ya no lo había vuelto a hacer, que no lo había pensado nunca. Yo sé que hay gente a la que no le importa, pero yo soy de esas antipáticas que sí, qué le vamos a hacer… Pero vaya, que prefiero una mirada rancia a que anden tocando a mi hija como si fuese un monito de feria

    1. Claro, es que yo creo que la gente se piensa que a las madres nos va a gustar que hagan carantoñas a nuestros hijos pero nada más lejos de la realidad. Yo hay veces que me quedo bloqueada. Me alegro que tu madre haya dejado de hacerlo jajaja a ver si poco a poco vamos cambiando a la gente. Entre tu y yo ya hemos cambiado a 2. Todo es posible jeje

  3. Qué razón tienes. Esta mañana mismo, estando en la cola de caja de un supermercado, con el peque en la mochila de porteo, la señora que estaba detrás ha empezado a tocarle la pierna y el pie. Mi niño la ha apartado y la señora ha vuelto a tocarle. Me he dado la vuelta dándole la espalda para que no pudiera llegar. Encima si dices algo la gente se molesta porque “encima que hago monerías al niño”. uffff

  4. Yo tengo la suerte de que a mi propio hijo no le gusta nada qie le toquen o incluso le hablen los desconocidos, pero con mi hija mayor que no extrañaba a nadie, lo pasaba muy mal porque no me gusta nada tampoco… Habrá q compartir mucho tu post!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *