Error de mamá primeriza: el agua del biberón

Como ya os conté en este post Cuando “no te gusta” dar el pecho, dejé de dar el pecho al peque a los 15 días y empezamos con mixta en biberón hasta que se me acabó la producción de leche al mes.

Cuando empezamos con los biberones, teníamos una chica en casa que nos ayudaba un día por semana a limpiar y recoger. Uno de los días vio a mi chico preparando el biberón con agua del grifo y le dijo: “ah!! ¿Ya se lo preparáis con agua del grifo?”

Yo que lo escuché de repente me quedé blanca. ¿Acaso no se podía? Enseguida tiré de San Google y la recomendación era dar el biberón hasta los 6 meses con agua mineral baja en sodio o bien, con agua del grifo hervida. ¿Cómo? Primera noticia que teníamos. Enseguida me puse a investigar qué aguas eran las mejores para darle a un bebé ya que ponerme a hervir agua cada día me parecía más engorroso. Bajé a comprarla. Estuvimos 1 semana dando el biberón con agua de grifo hasta que pasamos a la mineral.

A la semana siguiente teníamos cita con la pediatra para la revisión del mes. Aprovechamos para preguntar por el agua porque desde que dejamos la Lactancia Materna Exclusiva (LME) y empezamos con el biberón, el niño empezó a ser más estreñido y yo pensaba que era debido al agua. Imaginaos el sentimiento de culpa. Si ya fue duro dejar la lactancia como para sumar el haberle dado mal el biberón.

Bibe por aquí, bibe por allá

A post shared by Paseando con Eloy (@paseandoconeloy) on

Cuando tocó la revisión, la preguntamos que si pasaba algo por haberle dado agua de grifo y nos tranquilizó muchísimo. Nos dijo que aquí en Madrid no pasaba nada porque el agua es muy buena pero que la recomendación es que sea embotellada hasta los 6 meses como había leído o hervida. Ella no iba a llevar la contraria a las recomendaciones pero que no nos preocupásemos lo más mínimo por habérsela dado.

Aún sin pasar nada, hasta los 6 meses le estuvimos dando agua embotellada, combinando entre Bezoya y Aquarel de Nestle.

Al tiempo, descubrimos que el estreñimiento del niño no era por el tipo de agua sino por la leche. A los 4 meses cambiamos de marca y se acabó el estreñimiento, ojalá de eso si me hubiera dado cuenta antes.

En aquellos momentos el tema del agua me agobió. El gran sentimiento de culpa de dejar la LME hacía que cualquier mínima cosa fuese un mundo para mi, todo unido al (des)conocido posparto. Hoy en día me río pero si, durante una semana lo pasé mal. Quizá si no viviese en Madrid no me hubiese pasado pero como el agua de Madrid es tan buena, ni se me pasó por la cabeza que no se le pudiera dar a un bebé. Por suerte, todo ha quedado en anécdota.

Y vosotros, ¿sabíais que había que usar agua mineral o en su defecto, hervida u os pasó como a mi?

2 opiniones en “Error de mamá primeriza: el agua del biberón”

  1. Ay pues yo me supuse que tenía que ser embotellada pero de pura chiripa! Es verdad que nadie te explica nada… Eso sí, gracias al mundo madresfera me he ahorrado muchos disgustos! Que como dices, si ya es duro el tema lactancia cuando metes mas factores… Pero tu lo has hecho genial!

    1. Siiiii, la verdad es que aprendemos mucho cada mañana y cada día. Madresfera mola!!!! Tu instinto con el agua te funcionó mejor que a mi jajaja pero bueno, lo importante es que al peque no le afectó y quedó como una anécdota 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *