Conciliar trabajando a jornada completa

Desde que me incorporé a trabajar después de la baja maternal he trabajado a media jornada para poder estar por las tardes con el peque. Es una decisión que tomamos mi pareja y yo echando cuentas y viendo qué era mejor para todos. Trabajamos juntos y nuestro horario es poco “conciliador” con la familia. Para eso tuvimos que contratar una persona, lo que supone un gran esfuerzo económico.

Pero a la vuelta de vacaciones y hasta que se incorpore de sus vacaciones el chico al que contratamos, estoy trabajando a jornada completa dejando al peque con mis padres ya que de momento no hay guarde. Mis padres viven a 25km de mi casa, lo que supone algunos días tener que hacer hasta 100km para llevarlo, volver al trabajo, volver a recogerlo y volver a casa.

Eloy es un niño muy fácil de llevar. Come bien, es dormilón, muy risueño, llora muy poco (hay días que no llora nada de nada) y de momento las rabietas no han hecho acto de presencia a lo bestia por lo que los 15 días de vacaciones con él han sido maravillosos pero tengo que reconocer que el lunes no me costó mucho dejarlo con mis padres, porque aunque es un “niño fácil”, también viene bien desconectar un rato aunque sea para ir a trabajar. El martes me costó un poquito más porque el lunes no pude disfrutar nada de él cuando nos vimos. El miércoles se me hizo un mundo ya que sólo lo veía para la cena y el baño y por las mañanas mientras preparo todo para volver a dejarlo con los abuelos. Y el jueves qué decir. Me fui al trabajo con un nudo en el estómago. El viernes fue mejor porque ya fue más normal. El chico se incorporó a trabajar y yo pude ir a por el peque a media tarde y pasar más tiempo con él.

Esto me ha hecho reflexionar sobre los horario laborales. Nosotros que trabajamos en comercio, cerramos a las 20:30h. No podemos cerrar antes ya que debido al horario laboral normal en España, la gente suele salir de media de trabajar sobre las 19h y es cuando empieza a llegar a los comercios en general.

Pero salir de casa a las 9 de la mañana y llegar a las 9 de la noche no es vida. No es vida no poder disfrutar de los hijos durante días. Perderte muchísimos momentos que no volverán. Sentir que los estás fallando porque no estás a su lado. Sentirte culpable por tener que pasar tanto tiempo fuera de casa y encima cuando llegas estás tan cansado que lo único que deseas es que se duerma para poder descansar tú.

Yo, como he dicho al principio, tengo la “suerte” de poder estar a media jornada, aunque lo nuestro nos está costando económicamente, pero pienso en mi chico y se está perdiendo mucho de su infancia. Llega a casa reventado y le encanta ponerse a jugar con él pero entre que uno está cansado de trabajar y sólo quiere relajarse y el otro está cansado porque ya es su hora de dormir, el tiempo para estar juntos es muy breve y así día tras día.

Esto no es vida. Ojalá algún día todo cambie. Ojalá las grandes empresas sobre todo (por algo hay que empezar) cambien sus horarios con salidas con horario “normal”. De esa forma los comercios podrían cerrar antes y todos disfrutar de la Familia.

Hace unos años fui a Berlín con unas amigas. Quería comprar unos bombones a mi padre en una tienda que vi unos días antes en la Puerta de Brandemburgo. Lo dejé para el último día. Fuimos a comprarlos a las 18h y para mi sorpresa la tienda ya estaba cerrada. Me quedé alucinada. Recuerdo que pensé, ¿Cómo una tienda en plena Puerta de Brandemburgo está ya cerrada? Pero realmente así es cómo debería ser. En España estamos acostumbrados a que comercios, centros comerciales y demás estén abiertos hasta las tantas pero claro, con los horarios laborales en empresas, es imposible cerrar antes.

Alguien que sale de casa a las 8am y llega a las 21h de la noche no tiene apenas tiempo de descansar y de desconectar y va acumulando el cansancio. No digo que haya que poner jornada intensiva en todas las empresas de 8 a 15h, que tampoco estaría mal, pero un horario con menos horas intermedias para comer y donde el horario de salida pueda ser cómo muy tarde a las 17h cambiaría mucho las cosas. Poder descansar, disfrutar de la familia, en resumen CONCILIAR, haría que los trabajadores fuesen más efectivos en el trabajo.

Nosotros tenemos la suerte de tener a mis padres “cerca” pero mis suegros están a 500km por lo que o nos ayudan mis padres o no tenemos a nadie más. No me quiero imaginar las familias que no tengan a nadie y encima con esos horarios.

Espero de verdad que todo esto cambie algún día. Desde este humilde blog, quiero mostrar mi más sincera admiración por aquellos padres y madres que día a día trabajan tantas horas fuera de casa y son capaces a la vez de llevar una familia. Yo estos días me he visto un poco superada con las idas y venidas, sintiéndome un poco mal por dejar todo el día al niño con mis padres. Ahora empezará la guarde y todo volverá a la normalidad, volveremos a pasar las tardes juntos y podremos disfrutar el uno del otro, pero su padre seguirá saliendo tarde, seguirá sin poder disfrutar de él día a día. Y así seguirá pasando en muchas familias. Por desgracia.

Y vosotros, ¿podéis disfrutar de vuestros peques a diario o por el contrario tenéis un trabajo con el que no podéis conciliar la vida laboral con la familiar? ¿Me lo contáis?

17 opiniones en “Conciliar trabajando a jornada completa”

  1. Me da una pena inmensa. De verdad. Nosotros dos tenemos una suerte incalculable por poder disfrutar de Sofía pero cuando oigo historias así… Mucha mucha pena. Ánimo para vosotros y sí.. ojalá todo cambie algún día!

  2. Yo tengo “suerte” y sobre las 6 ya estoy en casa. Eso sí, desde las 8 en la oficina y comiendo casi sin masticar para hacer mis horas y estar cuanto antes en casa… En verano trabajo de 8 a 3 y puedo disfrutar toda la tarde de él. Ojalá tuviera siempre ese horario, pero no puede ser… Su padre lo tiene peor, que con suerte a las 19.30 llega, y el peque a las 9 a cenar y dormir, así que casi no lo disfruta…
    La vida y la sociedad está hecha así. Hay que trabajar y dejar que cuiden a nuestros hijos otros. Una pena muy grande

  3. Yo me he visto en ésas tan a menudo… Ahora estoy disfrutando mucho, pero también me agobio mucho. No he desarrollado mi maternidad con un bebé 24 horas y ahora que ya es un niño… No tenemos nuestro ritmo sincronizado. Necesito que durante 5 horas me deje mi espacio. Y descubra junto a otros seres un nuevo mundo. Hemos pasado de no vernos en 11 horas a no vernos en 5 horas, estamos ganando muchísimo tiempo.

    A ver qué nos depara el futuro…

    1. Si, pasar las 24 horas también es complicado y cuánto más mayores se hacen, más. La guarde o el cole vienen muy bien, en mi opinión y así por las tardes le pillas con más ganas.
      Y eso digo yo, a ver qué nos depara el futuro!!!

  4. Yo “por suerte” no trabajo. Lo pongo entre comillas porque estoy en el paro y tampoco es plato de buen gusto pero lo bueno, buenísimo, es que he podido estar con mi hijo hasta ahora y eso es genial. Cuando yo vivía en Dublin (estuve 4 meses) cerraban también a las 6. Tenían otro ritmo de vida. Claro que se iban a trabajar muy temprano porque a las 5-6 de la mañana estaba amanecido todo. Cierto que aquí la conciliación no es importante para más empresas, no se le da importancia a la vida familiar!

  5. Te entiendo perfectamente. No sólo es duro para nosotros los papás..los niños necesitan a sus padres y como están las cosas la inmensa mayoría de los padres sólo pueden verlos unas 3 horas al día. Mientras el niño lo pasa en guarderías y con familiares. Muy triste

  6. Yo tengo a mis padres lejos y mi suegra todavía trabaja, por lo que con la mayor siempre hemos ido en turno contrario para que la niña siempre estuviera con él o conmigo, y cuando tuve al peque me hice una reducción de jornada a 30 horas porque así podía elegir el horario; pero las cosas habían cambiado mucho cuando volví, y se pretendía que hiciera más faena en 4 horas que la ue hacía antes con 7. La cosa es que me cansé de que me hicieran mobbing y llegué a un acuerdo con la empresa, y en el paro que estoy, pero ojo! Se me acaba en enero, así que ya mismo me tocará buscar algo y a ver cómo conciliamos!! Miedo me da! Buen post!

  7. Es muy duro, tenemos que tomar todos conciencia, los peques necesitan estar con sus padres y sus madres el máximo tiempo posible. Empresarios y políticos, es cuestión de querer hacer las cosas mejor.
    Por una conciliación real.

  8. La conciliación en este país no existe. Logramos con mucho trabajo y sacrificio apañarnos como podemos pero eso supone muchas renuncias, muchas carreras…y mucho encaje de bolillos sobre todo si no tienes a nadie aquí como nosotros…

  9. Que dificil… yo tengo la ¿suerte? de que con el despido no he tenido que elegir y estoy con Loki… pero antes de él pasaba de 7 a 7 fuera de casa todos los días… y parece que tienes que elegir: madre o trabajo.

    Deberíamos trabajar más por la conciliación laboral y de vida personal. Porque quien no tenga hijos también quiere tener vida, puede tener personas dependientes a su cargo o simplemente ganas de hacer deporte… pero con estos horarios que tenemos, como bien dices, es super complicado.

    Ánimo intentando conciliar preciosa!

  10. Qué razón tienes. Y es que la conciliación no existe. Es una barbaridad trabajar tantas horas dedicándonos el día solo al trabajo prácticamente. Yo tengo la suerte como tú de poder tener media jornada pero me molesta dejar de lado mi parte profesional por estar con mi hija, cuando debería poder compaginarse sin penalizaciones como no promocionar o que te puedan echar.
    Resumiendo: una mierda todo. Es una pena porque nos perdemos lo mejor de los peques que nos necesitan.

  11. Has descrito el día a día de mi pareja y padre de mis criaturas.Es autónomo (diseño gráfico y fotográfico) y hay días que no viene ni a almorzar y yo me quejo de que no hace nada con los niños pero claro su sentimiento es de que se los está perdiendo.

  12. Definitivamente es complicado conciliar y trabajar pero si te sirve de consuelo, la culpa nunca se va, estés todo el día en casa o salgas al trabajo y te lo digo por experiencia. Con mi hija mayor salía a estudiar y a trabajar y la culpa me consumía por pasar poco tiempo con ella, esta vez estoy en casa con la bebé, llevo seis meses acá y también hay días que la culpa me consume pues me absorben los interminables deberes de la casa, la comida, la limpieza, la tarea, etc y siento que no estoy con mis hijas lo que debiera. Sin embargo procuro jugar a ratos con ellas, eso lo agradecen infinitamente.

  13. Nosotros ahora tenemos una situación extraña. Mi marido está en paro, asi que cuida de la peque cuando yo tengo que ir a trabajar. Pero no llegamos a final de mes, asi que necesitamos que trabaje y no solo eso, necesitamos los dos sueldos a tiempo completo y no media jornada. Ojalá pudiera pedirla pero es imposible.
    Ahora estando él no tenemos que pedir a nadie que la cuide, pero si no, mis padres viven debajo. Asi que son los que se quedan con ella cuando nosotros trabajamos. No nos queda otra.
    Y menos mal que con mi cambio de curro, entro a las 9 y salgo a las 6 y el viernes a las 3 con lo que es el dia que puedo ir a buscarla

    1. Madre mía, que complicado todo. Hay que hacer malabares para cuidar a nuestros peques y llegar a fin de mes. Ojalá tu marido encuentre trabajo pronto. Un beso y gracias por contarme tu situación.

  14. Tienes razón, estos horarios no son humanos. Y es porque se le da muy poca importancia a la familia, a pasar tiempo juntos, a disfrutar los unos de los otros.
    Pero los que se tienen que dar cuenta, viven con cuidadora diaria, o con uno de los dos que no tiene que trabajar porque el otro gana un pastizal..
    En fin, que son los peces gordos los que tendrían que echar de menos a su familia, y por lo que veo, ninguno lo hace..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *