Cómo sacar los mocos a un bebé

suero

Con la llegada de los primeros fríos y  con el comienzo de los coles y las “guardes”, los mocos llegan a nuestras vidas.

Cuando nació Eloy y aparecieron los primeros mocos compré el Rhinomer Spray para bebés y el aspirador nasal de la misma marca. Nunca me convenció ese método y cuando lo usé me terminé de convencer. Sinceramente, me daba bastante asco el momento de ver los mocos entrando en el aspirador y encima al peque no le gustaba nada la sensación, por lo que limpiar su nariz se convertía en un suplicio para los dos. Tiempo después me enteré que no era bueno usar mucho el aspirador porque les reseca mucho la nariz.

En uno de los viajes que hicimos a Sevilla a ver a la familia, Eloy empezó a tener muchos mocos. Una de mis cuñadas vio se los sacábamos y nos dijo que a ella le habían enseñado un método más eficaz en el hospital. Lo probamos y mano de santo. Al principio me daba cosilla pero en cuanto le pillé el truco me pareció de lo más sencillo. No es que este método le encante pero no protesta demasiado.

Necesitamos:

  • 1 bote de de suero (yo compro el de 1 litro)
  • 1 Jeringuilla
  • 1 Toalla

El bote tiene 2 boquillas. Agujereamos una de ellas con unas tijeras para luego poder meter la punta de la jeringuilla. Otra opción es clavar la aguja y dejarla ahí puesta para cargar la jeringuilla pero eso a mi se me hace más complicado, sobre todo con un bote de suero de 1 litro. Luego pongo la toalla debajo de su cabeza para que absorba el resto de suero que sale por la nariz. Lleno la jeringuilla a tope, pongo la cabeza del niño de lado para que salga más fácil el suero, le pongo la jeringuilla en la nariz y le doy con fuerza al émbolo para que salgan los mocos con la presión. Yo lo hago cada vez 4 veces, 2 en cada lado y alternando. Generalmente las dos primeras veces ablandan los moquetes y en la segunda pasada ya terminan de salir del todo.

Una de las veces que bajé a la pediatra le comenté que le sacaba los mocos así y me dijo que para ella era la mejor forma de hacerlo. Imagino que cada pediatra y cada persona tiene sus trucos pero para mi me parece un método mucho más eficaz que el aspirador, encima no reseca y le deja la nariz muy limpia. Además, podemos repetir las veces que hagan falta.

Lo único que tenemos es que tener cuidado de no hacerle daño con la punta de la jeringuilla pero por lo demás es pan comido, ya veréis.

¿Vosotr@s lo hacéis así o usáis otro método?

2 opiniones en “Cómo sacar los mocos a un bebé”

  1. Yo creo que he tenido bastante suerte porque bebé pingüino no ha estado resfriado nunca. Algún día que haya cogido frío le ha salido algo de “aguilla” pero que no ha llegado a más y no ha durado más de un día. En esos casos le hacía lavados con suero, nada más. El aspirador nasal me parece un poco engorro, la verdad. Puede ser que cómo no eran mocos en sí, sino agua, no le veía mucha utilidad. Si tenemos un moquito seco suelo sacárselo con el dedo o con un pañuelo, método casero que no falla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *