La soledad maternal ¿Cómo conocer a otras mamás?

Hace tiempo que me pregunto cómo se suelen conocer las madres. ¿En los parques? ¿Vecinas? ¿Ya eran amigas antes de ser mamás? Os pongo un poco en antecedentes.

Desde siempre he tenidos muchos amigos, unos van, otros vienen pero en cuestión de amistad nunca me he sentido tan sola como desde que soy madre.

Desde hace 8 años y medio vivo en Madrid, en un barrio donde no conozco a nadie. Cuando llegué tampoco me preocupaba mucho. Llevaba poco tiempo con mi chico, salíamos mucho, quedábamos con nuestros amigos los fines de semana, entre semana alguna vez también salíamos, lo normal de una pareja que se va a vivir junta. Los fines de semana salíamos de viaje o íbamos de cañas, de museos o nos quedábamos en casa descansando.

Hace 5 años montamos un negocio en el que abríamos de lunes a domingo por lo que la vida social se vio un poco afectada. Dejamos de salir tanto y nos volvimos más caseros.

En Madrid tengo a mis mejores amigas, con las que sé que puedo contar en todo momento, pero cada una vivimos en una punta, y entre los trabajos, la familia, y demás, se hace complicado quedar. Nos cuesta hasta ponernos de acuerdo para un fin de semana.

Cuando nació Eloy, empecé a quedarme más por el barrio. Salía a pasear cuando era muy pequeño, al parque cuando era ya un poco más mayor pero siempre el peque y yo solos ya que mi chico hasta las 21h mínimo no llega a casa y esto empieza a hacerse un poco cuesta arriba.

Al empezar la guarde me apetecía conocer a las madres y aunque hablo con todas, no sé el nombre de ninguna y coincidimos sólo el rato de recoger a los peques y hay días que ni nos vemos. En unas charlas que dieron en la guarde el año pasado conocí a otras madres de otras clases, nos saludamos pero poco más. Y a las madres de los nuevos compis que han entrado este año ni las conozco. No coincidimos ni cuando dejamos ni cuando recogemos a los niños por lo que no sé quiénes son.

La semana pasada quedé con una amiga y sus hijos y salió el tema. Le comenté que me sentía muy sola y me dijo que ella cuando se cambió de barrio, para conocer gente preguntó a las madres de los compis de su hijo que a qué parque iban y empezó a ir allí y ahora son muy amigos y los peques igual.

Hace tiempo otra amiga me dijo igual, que preguntó a las madres de la guarde que donde iba y empezaron a tener más relación. Y hace unos días leí este tweet que me hizo darme cuenta que no sólo me pasa a mi. Es de una chica que se acaba de mudar de ciudad y conoce a alguien que también se acaba de mudar:

Pues hoy he hecho una amigo en el parque…un finlandés que quiere q conozca a su esposa xq tb acaban d mudarse. Tienen 2 peques.

Entonces me vuelvo a hacer las mismas preguntas que al principio: ¿cómo se suelen conocer las madres? ¿En los parques? ¿Vecinas? ¿Ya eran amigas antes de ser mamás? ¿grupos de apoyo?

Desde que soy madre paso pocos ratos sola y la mejor compañía desde luego es la de Eloy, no la cambio por nada porque puedo disfrutar de él cada tarde y verlo crecer día a día, pero muchas veces necesito hablar con adultos. Tengo varios grupos de whatsapp pero no es lo mismo. Al final me da la sensación de estar todo el día con el móvil en la mano.

La semana pasada me encontré con los padres de un compi de guarde en el parque y la verdad es que pasé un rato muy agradable. Cuando llegué a casa me notaba más alegre, más relajada. Pasamos un rato muy bueno con los peques jugando y es que, creo que no sólo soy yo quién necesita relacionarse con gente de su edad. El peque también se lo pasó en grande. Pero me da miedo ponerlos en un compromiso si les pregunto si van siempre a ese parque o a otro o qué es lo que suelen hacer.

No sé cuántas madres hay en mi misma situación, quizá más de las que imagino pero es algo difícil de saber. Pero por como soy, me cuesta abrirme a la gente. Me cuesta tomar la iniciativa de hablar, de preguntar a que parque van, porque pienso que se pueden molestar o que las pongo en un compromiso. Nunca se sabe cómo acertar. Nunca me ha gustado sentirme como una “acoplada”.

Todo pasará y seguro que en algún momento me arrepiento de haber escrito esto cuando me vea metida en los temidos grupos de Whatsapp y yendo a 20 cumpleaños al año. Pensaré en lo tranquila que vivía dando paseos y yendo al parque sola con el peque, pero hoy en día lo echo de menos.

Y como todo esto me produce mucha curiosidad, ¿vosotr@s os habéis sentido solos en algún momento con vuestros hijos? ¿Habéis conocido a otros padres en un parque? ¿Me lo contáis?

24 opiniones en “La soledad maternal ¿Cómo conocer a otras mamás?”

  1. Si te sirve de consuelo, yo llegué hace 10 meses a mi nuevo barrio, tampoco conozco a nadie por lo que siempre salimos mi marido mi hija y yo. En cuanto a la guardería, como mi hija sigue en periodo de adaptación tampoco he conocido a ninguna así que me suelo relacionar con mi familia que la tengo cerca pero no hay niños pequeños así que nosotros lo hacemos todo los 3 solos. Supongo que cuando la peque vaya creciendo irá haciendo amigos y ahí ya cambiará la historia. Porque a mi me gusta eso de ver a las madre que quedan para que sus hijos jueguen. Ojalá estuviésemos más cerquita y podríamos quedar. un beszo

    1. A mi se me hace muy cuesta arriba. Me gusta estar con gente y pensar y hablar de otras cosas. Creo que es sano para todos. Ojalá no nos sintiesemos así pero veo q es muy generalizado. Poco a poco!!? Gracias por tu respuesta. Un beso fuerte

  2. Te comprendo. Hasta que no vuelve papi de trabajar estamos los dos solos. En el parque casi no hablo con nadie, porque aunque nos conocemos todos de vista al ser una ciudad pequeña ya todo el mundo tiene su grupo. Menos yo. Estamos poco porque se cansa pronto o porque tengo que hacer cosas. Lo mismo pasa con mis amigas, quedan a horas en las que curro.
    Y de la guarde soy la madre desaparecida porque por horarios se encarga papá.
    Así que si, sufro la soledad de la madre. A ver en la época cole, aunque aún queda…

  3. Yo llevo como 1 mes haciendo buenas migas con los padres del parque… 1 mes con un hijo de 2 años! Así que sí, también me ha costado. Y lo peor de todo es q este mes nos vamos del barrio así que vuelta a empezar

  4. A mí me pasa igual. Yo fui la primera mami en mi grupo de amigos. Todos son muy jóvenes y en el sentido de ser padres aún están muy lejos. Una pareja de ellos tuvo un bebé que tiene 8 meses pero no viven en mi pueblo como para quedar a menudo. Me siento bastante sola en ese sentido también. He ido a natación y una mamá y yo nos hicimos bastante gracia pero tampoco vivimos cerca.
    Antes de ser madre, cuando estaba en la búsqueda, gracias al foro de masola conocí a dos grupos de monoparentales. Hablamos a diario y hay un rollo genial. Con las de Andalucía quedamos varias veces al año y es genial pero aun así, no están cerca. Como bebé pingüino aún no va a la guarde tampoco he tenido la oportunidad de conocer demasiadas personas tampoco. No sé si todo esto mejorará, la verdad. Creo que es difícil conocer otras mamás.

  5. Cuando nació mi hijo me sentí sola, muy sola. Mi madre había muerto antes de mi embarazo y sentía que sin ella no sabía hacer nada, tantas preguntas sin respuestas y tantos molmntos de soledad y dolores. Lloré mucho, muchísima pero el tiempo y mi hijo me hizo fuerte. Hoy 8 años después sigo recordando esos momentos en lis que por cierto empecé a leer blogs.
    En ese momento no hice mucha amistad apenas pisaba el cole del peque pero en P3 si empecé a conocer a gente y una pandilla de mamis y papis seguimos haciendo vosas juntos.

  6. A mí me pasó igual, porque quien llevaba y recogía al peque de la guardería era el papi. Vas al parque con él y no conoces a nadie, un día hablas con unos, otro día con otros, pero no pasa de ahí… Este año al empezar el cole creo que va a ser distinto. Lo llevo y recojo yo. Empiezan los cumples. Vamos que hay más factores para dar pie a coger confianza y poder crear pandilla de parque! Jejejejeje

  7. El primer año viviendo en Valladolid prácticamente no conocí a nadie. Alguna vecina de edificio y poco mas. Es verdad que el pollo daba mucho trabajo y no nos dejaba dormir nada así que la mayor parte del tiempo yo estaba en modo zombie. Pero luego la cosa cambió, el niño empezó a dormir bien y pasar el día no se me hacía tan cuesta arriba y fue cuando me animé a conocer un poco más a mis vecinos. la ventaja es que vivíamos en una parcela cerrada de varios edificios y las tardes consistían en bajar a la parcela a jugar al arenero y columpios. Así que a fuerza de bajar fui conociendo a grandes familias que hoy puedo considerar grandes amigos.
    El problema lo tengo ahora, restamos recién mudados y ya no es tan sencillo entablar amistad con un niño de 10. de hecho llevamos 6 meses en el nuevo barrio y aún el pollo no tiene amigos aquí. y como ya no tenemos edad de bajar al columpio… prefiere quedarse en casa con sus juegos. Es el nuevo reto para los próximos meses porque a pesar de llevar aquí 10 años los amigos que tengo se pueden contar con los dedos de una mano.
    Un abrazo inmenso

  8. Leí tu entrada la semana pasada y en vez de comentarte simplemente te mandé un mensaje por telegram. ¿Cómo conocer otras mamás?? Pues en nuestro caso gracias a madresfera jajajjajaj
    A partir de la semana que viene te espero por los parques o dando paseos con Eloy y la pulga :*

  9. Que si me he sentido sola? Pffff montón de veces, sabes que no soy de aquí, que mi familia y amigos de toda la vida están en México, la soledad es mi día a día; tengo gente cercana y que les tengo cariño pero esa amiga cómplice no la he encontrado; hay días de esos que necesitas hablar, soltar los nudos en tu garganta y pues aunque mi marido sin duda es mi mejor amigo, cuando el tema es él jajajaja pues no. Pero si algo te digo también es la sorpresa que me ha dado este mundo 2.0, sentirme identificada y acompañada aún a través de una pantalla. Gente como tú, gente maravillosa y que me atrevo a llamar amiga porque hemos compartido mucho aunque sea por chat pero sé que si algún día necesito tu apoyo, me lo brindarías y vicesversa. Así que, no estás sola, estoy contigo.

  10. Ay, cómo te entiendo! Mi blog nació de esa soledad, mis amigas no tienen hijos y yo me sentía muy sola. Ahora sigo sin amigas con hijos pero gracias a las redes ya es otra cosa, y en los parques hablo con gente y eso pero es que tampoco vamos tanto y no siento ya tanta necesidad. Pero lánzate a preguntarles sus nombres, si siempre van a ese parque… verás como todo va genial 🙂

  11. Creo que todos los consejos que te han dado son top, a veces cuesta encontrar ese grupo con el que te sientes unida, y también el tiempo para conocerse. En el barrio ya hay diversos espacios de crianza donde es un poquito más fácil conocer gente con peques, muchas veces nuestro propio corte nos impide decir oye vienes mucho por aquí? 😀

  12. Qué pena que estemos tan lejos!! Yo vivo en el mismo pueblo donde nací y me crié, y aún así me he dejado mucha gente por el camino. Además, el padre de mi hija mayor era un rancio y un celoso, así que me quedé bastante sola…Pero por suerte tengo dos grandes pilares, mi prima (un año más pequeña que yo, es como si fuera mi hermana) y mi mejor amiga (me acogió en su casa cuando me separé, no hace falta decir nada más…). Cuando mi hija empezó el cole me costó mucho, pero poco a poco, con cumples, etc fui haciendo migas con algunas madres que eran más afines a mí, y ahora tengo 3 grandes amigas más, que conocí cuando mi hija tenía 3 años, y ahora ya tiene 15. Y luego el mundo de la blogosfera, donde he conocido gente maravillosa como tú, que aunque no nos podamos abrazar, sabes que desde el principio tenemos un feeling especial…Así que cuéntame a mí como una amiga, aunque sea virtual!! Un súper abrazo!!!

  13. Yo ni borracha me voy a relacionar con las madres del cole. Sólo faltaba, si ya pasan horas los enanos en el cole no quiero que se realcionen también fuera. Ampliar horizontes, aunque sea a base de acosar a cualquier persona por la calle que sea normal

  14. A todos nos ha pasado lo mismo o algo similar. La verdad es que ir al parque y poder charlas con personas de tu edad se agradece. Es un punto de encuentro para familias b

  15. Uy! Pues yo cuando nació mi peque me sentí así. Mis amigas trabajando y sin hijos y yo con la niña sin tener con quien quedar. En la guarde conocimos otros padres igual y fuimos quedando de vez en cuando.
    Al igual q en el parque al que iba.
    Al final, todas hacemos lo mismo, así q nos conocemos en los mismos sitios.

  16. uff yo soy la menos indicada para dar consejos de este tipo, pero por si sirve de alivio a mi me pasa igual …no tengo afinidad con mis cercanos y con los que tengo afinidad me cuesta “acoplarme” (ademas el peque no quiere que me junte con nadie jajaja me quiere solo para él)

    finalmente hago como sea más natural, que me dicen de ir al parque, vamos
    que el peque no se siente cómodo con los otros niños, pues jugamos nosotros
    y si me pongo a conversar viendo que el peque no está incómodo, pues sigo charlando ….es complicado, pero me cuesta forzar!! voy donde me lleva el viento jejeje

  17. La panadería fue par mi la salvación. Debo reconocerlo, con eso pude hacer un grupito acá en el barrio. Pero el resto todo por internet.
    Con suerte algunas del cole de Sofía, la mayor, pero para de contar.
    La verdad no me complico mucho, nunca he sido de muchas amigas o amigos, entonces es como algo que va y viene.

  18. Yo me sentí así los primeros meses. Siempre he sido muy tímida y nunca he hecho amigos fácilmente, mis amigos no tienen hijos y no tengo sobrinos. Sin embargo desde que nació Momotaro he perdido mucho la vergüenza. Tuve la suerte de coincidir con otras madres recientes en el taller de lactancia de mi centro de salud. Hicimos un grupo de WhatsApp en el que casi todas somos del mismo barrio y no sólo lo usamos para comentar temas de crianza sino que nos comentamos en qué zonas estamos de paseo para no ir solas (yo casi no tengo tiempo para eso pero ellas lo hacen a menudo). Incluso se ha montado un pequeño grupo de acción social: nos han dejado una sala del centro de salud para reunirnios y hacer charlas y actividades. Un par de veces este año hemos hecho picnics familiares multitudinarios en los que nos conocemos y así podemos luego tratarnos al encontrarnos por el barrio. Así vamos haciendo el camino más fácil también a los peques. Creo que ver la familiaridad con que se tratan ellos nos hace perder la vergüenza y los prejuicios a los mayores.

    1. Qué guay. Ya me han dicho varios casos de grupos que se crean en los grupos de lactancia. Yo no fui a ningún grupo 🙁

      Me parece genial el grupo de acción social. En mi centro de salud creo que no hay nada pero iré a mirar por si acaso.

      Hay que ir perdiendo la vergüenza. Nosotras mismamente nos podríamos haber conocido el lunes pero la vergüenza me puede.

      Va siendo hora de dejarla en casa

  19. A mi me está costando una depresión mayúscula tanta soledad… A punto de cumplir cuarenta y dos años, me reconozco a mi misma como un ama de casa solitaria, madre de una bebé de veintidós meses que derrocha carácter y energía… Toda la que a mi me falta, en parte por el cansancio que implica la crianza de un hijo y en parte por el desánimo que me acompaña… Igualmente que algunas de vosotras, vivo en Madrid sin mi familia, sin mis amistades, o mi familia política.
    A pesar de la implicación de mi marido en su papel paternal, Martina monopoliza mi vida por completo. Con respecto a la zona en la que vivo, he de decir que está muy poblada de personas mayores que acompañan a sus nietos al parque, y aunque resulte muy agradable conversar con ellas, sus circunstancias, obviamente, no se identifican con las mía por la diferencia de edad y la poquísima gente con la que he coincidido afín a mí en ese aspecto, no se corresponde mucho con mi perfil personal… No porque no pudieran haber sido excelentes personas si fuera el caso, si no porque yo tengo un concepto de la amistad bastante exigente y tal vez voy con excesiva prudencia a la hora de integrar a personas nuevas en mi vida y ahora, además en la de mi hija… No me refiero con eso a la nacionalidad, la clase social o aspectos similares, si no a que valoro mucho la prudencia, el sentido común, la educación o la bondad en las personas de quienes deseo rodearme… No me siento muy identificada con esa corriente creciente de madres hiper competitivas, o que convierten el parque en un espacio mas parecido a un programa de “Sálvame” con respecto a las críticas que vierten hacia otros padres, o que desde el minuto uno asocian una amistad con meterse, como suele decirse, “hasta la cocina”, sin pasar antes por el término medio… En ningún caso me considero mejor que este tipo de personas, pero si considero que la amistad es un proceso que se va macerando en el tiempo y en el que para mí son imprescindibles el respeto, la empatía mutua, una educación afín y el hecho de compartir una actitud de verdadera intencionalidad al respecto… Por lo tatao, y por el momento, sigo mirando a mi hija cada día con la contradictoria sensación de percibir el sentimiento mas hermoso de mi vida y a la vez el mas incapacitante… Supongo que en algún lugar y en algún momento, espero no muy lejano, la vida me permita con incidir con alguna mamá con quién compartir buenos momentos y buenos propósitos de los que hacer partícipes a nuestros bebes… En cualquier caso, me siento muy agradecida de poder expresarme entre vosotras y desprenderme un poquito de este sufrimiento que a veces cuesta tanto reconocer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *