El “Curriculum Vitae” del bebé

Como os conté en este post Balanitis en bebé de 21 meses la pasamos hace unas semanas. Esa semana no fue a la guarde hasta que estuvo bien. Una de las veces que bajé a hacer la compra con el peque me encontré a la chica que limpia el portal y como siempre, nos pusimos a charlar. Le conté lo que le había pasado y me dice: “ay pobre, claro, tiene que estar molesto con el roce de los calzoncillos y al andar”.

Yo no le di mayor importancia aunque pensé que con 21 meses no llevaba todavía calzoncillos, que seguía llevando pañal, pero bueno, lo dejé pasar. Al rato volvió a salir el tema y me dice: “¿porque ya no lleva pañal no?”. Todas mis alarmas internas se activaron y mi cabeza empezó a pensar: “¿Cómo? ¿Que con 21 meses ya no tendría que llevar pañal?, pero si la “operación pañal” empieza mas tarde?, ¿es pronto no? Dime que es pronto”… Y de repente me vi de nuevo con los miedos a las preguntas de hacía meses atrás.

Era un tema que ya tenía olvidado. En cuanto el peque empezó a andar, ya nadie pregunta si ya anda o si ya hace esto o lo otro. Por suerte esas preguntas ya habían desaparecido de mi vida y de repente aparece de nuevo en forma de pañal. Me veía otra vez teniendo que dar explicaciones de que si aún es pronto, que no está preparado…

Por suerte se dio cuenta y me dijo, ¿porque tiene ya 3 años no? Y le dije, no, aún no ha cumplido los dos. Y ya me dijo que ya decía ella que el tiempo no había pasado tan rápido pero que como el peque es tan grande y se le ve tan grande en el carro, que pensaba que ya iba al cole. Le contesté que aún no, que todavía le quedaba año y medio de guarde, y ahí terminó el tema.

Cuando ya me fui me puse a darle vueltas de nuevo al tema de poner tiempos a los niños. A los 6 meses se tienen que sentar, a los 9 gatear, a los 12 andar… Y no, los niños no son máquinas. Cada uno lleva su ritmo.

¿Acaso cuando somos mayores ponemos en nuestro curriculum la edad a la que nos sentamos solitos por primera vez? ¿o cuándo empezamos a andar? ¿o cuando empezamos a hablar?

Si estos hitos fuesen realmente tan importantes en nuestras vidas, sería algo que destacaríamos en nuestros curriculums, en nuestros historiales médicos pero no, no es importante.

Eloy empezó a arrastrarse cual “comando” por el suelo a los 11 meses. Hasta los 14 meses no empezó a gatear y 3 días antes de cumplir los 17 meses empezó a andar él solito. Y no, no le pasaba nada, simplemente le respetamos sus tiempos.

  • ¿Que hay niños que empiezan a gatear y caminar mucho antes? Si.
  • ¿Que hay un problema en que empiece más tarde? NO.

Nunca en la guarde nos dijeron nada. Nunca la pediatra ni el enfermero nos dijeron nada porque no había nada qué decir ni de qué preocuparse. Nunca nos preguntaban si ya gateaba, si ya andaba (esto sólo si era una vacuna por ver dónde se la ponían) pero no por ver su evolución.

Pero como os digo, desde que empezó a caminar, ya nadie nos ha vuelto a preguntar nada de si ya hace esto o hace lo otro. Al contrario, algo que me hizo mucha gracia es que cuando empezó a caminar, la gente nos decía: ¿pero con lo pequeñín que es ya anda? Cuando unas semanas antes, con 16 meses unos padres nos pusieron cara de “y todavía no anda con 16 meses?”. Vamos, que no hay quien nos entienda a los mayores.

En conclusión, dejemos a los peques ir a su ritmo. No hay prisa, no es una carrera. No porque empiecen a andar antes o después es mejor o peor. Cuando somos adultos, eso no importa, no nos lo preguntan en las entrevistas de trabajo, no aparece en nuestros curriculums… a todos nos hace ilusión ver cómo van superando hitos pero sin agobios.

A vosotros os agobian mucho con “y el peque hace esto o lo otro?”

Cuando Youtube puede salvar una vida

Fotografía: Antonio Alcalde, tío del niño que aparece tumbado

Hoy en día se habla mucho de si los niños deben o no estar pegados a las tablets. Yo, como madre de un peque que ya empieza a reclamar más cosas, intento ponerle lo menos posible el móvil (en esta casa no tenemos tablet). Si es cierto que recurro a él cuando tengo que preparar la comida/cena y estamos solos y el peque no me deja, o cuando tenemos que esperar una cola larga en el banco o en algún sitio donde no haya más cosas o sobre todo en el coche cuando hacemos viajes largos, que son 2 ó 3 al año a ver a la familia.

Continuar leyendo “Cuando Youtube puede salvar una vida”

Aprender jugando: los números

pagina del libro numeros con el numero tres en rojo y grande

Desde que Eloy era muy muy pequeñito, le enseñamos los números. No, no es algo que nos obsesione, sino que fue algo que empezó como anécdota en el ascensor y que ha terminado siendo un juego. No es algo que tuviéramos pensado pero que ha surgido y no vamos a desaprovecharlo.

Continuar leyendo “Aprender jugando: los números”

Viernes dando la nota #22: A Beautiful Lie

Imagen de tierra cuarteada por la sequía

Que nos estamos cargando el Planeta, es una realidad. La sequía que estamos viviendo en España lo demuestra. El Calentamiento Global, aunque muchos se empeñen en decir que no existe, existe.

Continuar leyendo “Viernes dando la nota #22: A Beautiful Lie”

Viernes dando la nota #21: Everything I do (I do it for you)

Esta semana estoy un poco desaparecida en el blog pero ha sido una semana complicada aunque poco a poco ya se va encauzando todo.

Continuar leyendo “Viernes dando la nota #21: Everything I do (I do it for you)”

Reflexión: los niños, ¿”nacen” o se “hacen”?

Me ha costado mucho encontrar un título para este post. Desde hace un tiempo me pregunto si mi hijo es como es porque hemos tenido mucha suerte o tiene algo que ver la crianza de los padres, pero entonces, si fuera así, ¿todos los hermanos serían iguales, no?

Continuar leyendo “Reflexión: los niños, ¿”nacen” o se “hacen”?”

Ir a la frutería con niños

Foto de plátanos, pimientos, mandarinas, naranjas

Después de 21 meses yendo a la frutería con el peque, me he dado cuenta de lo importante que es ir con él. Cuando era más pequeño le llamaba mucho la atención todo por la cantidad de colorido que tiene: el naranja de las naranjas, el rojo del tomate y las manzanas, el amarillo del plátano, el verde de la pera… Pero ahora que tiene 21 meses y ya conoce las frutas, cuando entramos todo le llama muchísimo más la atención y hasta me pide una pieza.

Continuar leyendo “Ir a la frutería con niños”