Vacuna
"Mi" maternidad

Vacuna de la tosferina en el embarazo

Yo siempre he sido pro-vacunas, incluso antes de quedarme embarazada. Los avances la ciencia y en la erradicación de enfermedades es algo que tenemos al alcance de nuestra mano y si podemos evitar que tanto nosotros como nuestros hijos se contagien de enfermedades peligrosas, mejor que mejor.

La Tosferina es una enfermedad infecciosa aguda sumamente contagiosa de las vías respiratorias altas causada por una bacteria. Es una de las principales causas de muerte prevenible por vacunación en todo el mundo.

Embarazo

Cuando me quedé embarazada me hablaron sobre las dos vacunas que se suelen poner a las futuras madres, gripe y Tosferina. La vacuna de la gripe me la pusieron sin ningún problema pero conseguir la vacuna de la tosferina me costó lo inimaginable y más de una lágrima.

Me pilló en la época donde había escasez de vacunas. Por la semana 30 me acerqué a mi centro de salud para pedir que me la pusieran y me dijeron que no tenían y que además, en Madrid, hasta la semana 36 no se empezaba a poner. No me lo podía creer. En el resto de España, la semana 36 era el tope para ponerla ya que a partir de esa semana ya hay más riesgo de ponernos de parto y la vacuna se supone que tarda en hacer efecto al bebé unas 2 semanas.

En aquel momento yo ya tenía casi programada la inducción en la semana 38 por lo que si me la ponía en la 36 tenía el tiempo justo para que le hiciera efecto al bebé. Empecé a buscar la vacuna como loca por España tirando de contactos. Pregunté a amigos en Toledo, a mis cuñadas en Sevilla… En todas partes decían los mismo, que no había dosis y las que había, sólo las ponían en hospitales y centros de salud.

En la semana 34 ó 35 fui a revisión y le dije a mi ginecóloga que por favor me hiciera un escrito diciendo que me iban a inducir el parto en la 38 para que me pusieran la vacuna. Con ese papel en mi poder fui al centro de salud y me dieron cita en otro centro de salud cercano a mi casa. Por fin lo había conseguido. Estaba de 35+6. Pues cuál fue mi sorpresa cuando llegué, que me dijo la enfermera que no me la podía poner porque hasta la 36 no se podía. No me lo podía creer. ¿Por un día no me la iba a poner y me iba a hacer volver otro día? Le di el papel de mi ginecóloga y le rogué por activa y por pasiva que me la pusiera, que por un sólo día no creía que pasase nada y que la necesitaba ya que sino apenas iba a dar tiempo a inmunizar a mi hijo. Finalmente la enfermera entró en razón y me la puso pero salí de allí bastante enfadada.

No entiendo por qué en el resto de España la semana 36 es la semana tope y en Madrid sólo la ponían a partir de esa semana.

¿Por qué me quería vacunar?

Y diréis, ¿por qué tenía tantas ganas esta chica de ponérsela?

Un par de meses antes me enteré que la hija recién nacida de una amiga mía se había contagiado de tosferina, en principio, en una de las revisiones en su pediatra. La niña estuvo bastante grave en el hospital y por suerte salió todo bien. Cuando ella estaba embarazada no había dosis de la tosferina y no se vacunó pero yo no quería eso para mi hijo. Yo quería ponérmela e inmunizarlo hasta que le pusieran su propia vacuna a los dos meses.

Por eso, si os preguntáis si poneros la vacuna de la tosferina, mi opinión es que si. Cualquier cosa que elimine el riesgo de contagio a nuestros bebés bienvenida sea.

Y vosotras, ¿Os vacunasteis de la tosferina?

photo credit: Radio Alfa Vaccino influenzale via photopin (license)

También puede gustarte...

1 Comentario

  1. A mi me la pusieron en este último embarazo, y teniendo el mayor en el cole dónde hubieron tres casos en su clase (niños no vacunados), no quise jugarmela!
    Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *