Madre, trabajadora y opositora

chica estudiando

Si hace un mes me dicen que sería estas tres cosas me hubiese echado a reír. Hace justo un mes estaba realmente hundida. Acababa de presentarme a un examen del que no salí nada contenta, estaba en plena búsqueda de empleo sin saber dónde echar el curriculum ya que, aunque no he dejado de trabajar en los últimos 5 años, al tener un negocio propio que no tenía ninguna relación con lo que hacía antes, sentía que me había quedado fuera del mercado.

De repente me vi con 40 años, un peque de 2, “fuera” del mercado 5 años y sin esperanzas de encontrar nada. Encima vino de repente una avería en el coche de casi 1000€, comprar la silla del coche para el niño porque la suya ya era pequeña, un pago a la notaría por tema de la empresa, y todo esto sin ingresos. Estuve 2 días llorando sin parar. Sentía mucho miedo y de repente recibí una llamada. Lo más curioso es que fue un par de días después de encontrar este texto que escribí en Facebook en 2009 cuando en la empresa en la que estaba me tuvieron que echar para contratarme a través de otra empresa y durante unos meses los trámites se complicaron:

La llamada

13 de febrero de 2009 a las 15:46

Ahí estaba ella en su casa escuchando el “Hoy por hoy” de la Cadena Ser cuando anuncian un concurso. El premio, un viaje a la India para dos personas. La pregunta: “cuánto mide el minarete más alto del mundo?”. La respuesta, muy sencilla, 72,5 m.

Coge su móvil y decide participar. No suele participar nunca en concursos, pero bueno, sólo tiene que perder 0,90 ctmos+IVA. El concurso se cierra a las 11. Mira su reloj y eran las 10:52. Manda el mensaje y está pendiente de la llamada.

De repente, a las 11:21 el teléfono suena. Por un momento se imagina en la India, por sus calles, viendo una película de Bollywood. Cuando mira de quien es la llamada se le ilumina la cara…

NO, no ha ganado el viaje a la India, sin embargo, ha recibido la llamada que llevaba un mes esperando… Al final, todo llega 😀

Y eso es lo que me ha pasado, cuando menos lo esperaba, recibí la llamada de un jefe que tuve en 2011. Me preguntó si seguía con mi negocio a lo que le dije que hacía 3 meses que había cerrado y me preguntó que si quería volver a la empresa. Imaginaos mi cara de sorpresa y más cuando me enteré que todo fue una pura casualidad, que hablando con el dueño de la empresa se acordaron de mi y decidieron llamarme. Fue un subidón de autoestima. Me reuní en la empresa con mi exjefe y llegamos a un acuerdo y unos días después estaba trabajando.

Cuando pensaba que no podía tener más suerte y que no podía pedir más, hoy han salido las notas de ese examen que tan mal me salió y parece que no estuvo tan mal porque HE APROBADO. Durante un par de horas he estado en shock. No me lo podía creer, no contaba para nada con aprobar. De hecho, sólo tengo 15 días para prepararme el siguiente examen ya que estaba tan convencida de suspender, que ni siquiera me puse a estudiar.

Y aquí estoy, imprimiendo los apuntes para este segundo examen y pensando de dónde voy a sacar horas para estudiar. La parte buena, es que en noviembre me presenté a esta misma plaza pero para temporal y el temario es parte del que me toca ahora por lo que al menos algo lo tengo reciente. Ese examen me lo tuve que preparar en 3 días que fue el plazo que nos dieron y lo aprobé aunque luego no pasé la entrevista personal, pero me quedo con lo bueno y es que ahora con tan poco tiempo no parto de cero.

Y así, cuando pensaba que sería sólo madre durante mucho tiempo, me he convertido también en trabajadora y ahora de repente en opositora de nuevo.

¿Podré con todo?

Seguro que si. Sólo serán 15 días por lo que tengo que dar el máximo de mi. La parte buena es que ahora no voy con la misma presión a este examen ya que antes creía que la única forma de encontrar trabajo era aprobando estas oposiciones, pero ahora con el trabajo, aun teniendo menos tiempo para estudiar, puedo ir más tranquila.

Y es que la vida puede cambiar de un día para otro. Un día estas en lo más profundo del abismo y al día siguiente todo puede cambiar. En este caso tengo que dar gracias por todo lo bueno que me ha sucedido en este último mes. Hay momentos en los que creo que no me lo merezco pero desde luego que voy a seguir luchando para que todo siga al menos como hasta ahora.

¿Habéis tenido una experiencia similar? ¿Ha compaginado el trabajo y las oposiciones que ser madre? ¿Me lo contáis?

3 opiniones en “Madre, trabajadora y opositora”

  1. Claro que puedes con todo y te mereces todo. No me ha pasado nada así, pero ojalá algún día me pase. Laboralmente hablando, porque emocionalmente cuando he estado mal he recibido ayudas que han sido para mí como esa llamada para ti! 🙂

  2. Uff, yo ahora tb estoy en situacion parecida y la verdad q no se cm.organizarme xq mi peque tiene solo 17 meses y no para….

  3. Es complicado. Al final sacando horas de donde no las hay, estudiando en el metro, por las noches intentando no quedarme dormida delante de los apuntes… Mucho ánimo y que vaya todo muy bien!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *