niño con autismo
Uncategorized

Cómo el trabajo me acercó a la diversidad funcional

Hasta antes de abrir el blog, sabía poco sobre la diversidad funcional y las enfermedades raras (EERR). Por suerte o por desgracia, en mi familia no hay casos cercanos. Sólo el hijo de una prima de mi madre que nació con parálisis cerebral pero al que nunca he visto. En mis grupos de amigos tampoco ha estado cerca la diversidad funcional y en colegios, escuelas y trabajos tampoco, por lo que para mi es un mundo realmente desconocido.

Gracias al blog he aprendido más que en toda mi vida junta gracias a esos padres y madres que nos cuentan a diario cómo viven con las enfermedades y discapacidades de sus hijos. Pero lo que no me esperaba en ningún momento, es que donde más iba a aprender sería en el trabajo.

Conocer la Diversidad Funcional en el trabajo

Hace mes y medio comencé a trabajar en una productora audiovisual como ayudante de producción. Uno de los clientes que tenemos es Fundación Once por lo que imaginaba que algo tocaría algún día, pero esta semana fuimos a conocer las instalaciones de Apadis, la Asociación de Padres de Personas con Discapacidad de San Sebastián de los Reyes, a los que vamos a hacer un vídeo muy chulo y me he chocado de bruces con una realidad que nunca he tenido cerca.

La Asociación

Fui muy nerviosa, para qué mentir. Nada más entrar, nos recibieron unos chicos con discapacidad intelectual, que luego, hablando con el Gerente del centro durante la visita a las instalaciones, nos contó que tienen un programa de empleo donde esos chicos trabajan allí mismo o en otras instalaciones cercanas o en empresas externas como Ikea, Leroy Merlín, etc. También tienen una zona de viviendas donde viven muchos de esos chicos ya sea porque sus familias no le pueden atender o porque se han querido “independizar”.

Durante la visita nos cruzamos con muchos chicos y chicas. Los vimos en aulas de aprendizaje, aulas donde hacen trabajos por encargos para bodas, bautizos y comuniones para sacar financiación para la Asociación y muchas cosas más. Estuvimos en un aula con chicos y chicas con TEA y nos explicaron cómo trabajan con ellos con pictogramas para aprender a comunicarse.

Nos enseñaros varias instalaciones más, la de los bebés y niños y una nave industrial donde había chicos trabajando. Me enseñaron lo que hacían y cómo lo hacían y me pusieron a prueba a ver si yo sabía hacerlo. Me dieron el aprobado. Y encima me llevé un regalito que guardo con mucha ilusión, mi nombre con minipastillas de jabón, hecho todo por ellos. Me encanta.

Regalo de mi nombre escrito con pastillas de jabon de colores pinchadas en un palo

MI realidad

Como he comentado, este ha sido mi primer acercamiento al mundo de la Diversidad Funcional y tengo que confesar que me ha abierto mucho los ojos. Reconozco que no fue fácil. Fue muy duro ver a tantos chicos y chicas con dificultad para hacerse entender, para relacionarse con la gente, algunos sufriendo y llorando sin saber por qué.

Pero si tuviera que destacar algo es a la gente que allí trabaja. Es impresionante ver cómo el Gerente conoce a todos y cada uno de los más de 300 chicos y chicas por sus nombres. Cómo ellos les responden con mucho cariño. Es bonito ver cómo los profesores, fisios y trabajadores hablan de sus chicos y de los avances y progresos. De cómo calman sus frustraciones.

Lo duro y lo bonito

Tambien nos contaron la parte dura del trabajo pero en esto prefiero no entrar en detalles pero el día a día es complicado. No es sentarte en tu oficina, hacer unas llamadas e irte a casa al final del día. Es saber que hay chicos que se escapan, chicos problemáticos, algunos que por desgracia mueren jóvenes. Chicos a los que han conocido desde bebés.

Pero también una realidad bonita en la que los chicos y chicas se unen y se enamoran y quieren estar juntas.

El vídeo

En unas semanas grabaremos el vídeo. Compartiremos un día con Adrián, un chico de 18 años con discapacidad intelectual que me enamoró. Me encantó su simpatía, su naturalidad, sus ganas de vivir, de mostrarnos cómo se está formando para trabajar e independizarse. De su lucha diaria y su capacidad de superación. El rodaje será en un par de semanas y ya tengo ganas de ver cómo se enfrenta a la cámara igual que se enfrenta a la vida, con muchas ganas e ilusión. Con una sonrisa de oreja a oreja que nos dejó prendados a todos.

Una semana después, para otro cliente, rodaremos también con personas con distintas discapacidades: visual, auditiva, física e intelectual, donde mostraremos que la diversidad funcional no es impedimento para trabajar y para que confiemos en ellos.

Tengo muchas ganas de que lleguen estos proyectos porque además de hacer mi trabajo, que me gusta, me ayuda a aprender y a darme cuenta de la realidad de mucha gente y de cómo entre todos, podemos hacer una vida más fácil y más bonita para todos.

También puede gustarte...

2 Comentarios

  1. La Loca del Pelo Gris dice:

    A mí me pasa como a ti. No es una realidad cercana tampoco en mi caso así que visitar un centro especializado tiene que chocar y provocar muchas sensaciones.
    Por cierto tu trabajo suena interesante.

  2. Para mi sí es cercana, mi hermano tiene parálisis cerebral por negligencia médica. Hace tiempo escribí en el blog de “Y de verdad tienes tres” de Vanesa sobre mi familia y como lo vivimos, pero en resumen simplemente es mi hermano y como hermanos nos comportamos hasta la fecha. No hago diferencia entre sí una persona es “buena o mala” por tener una discapacidad. Una persona es lo que es simplemente por sus actos de alguna manera. Si quieres reír un poco te invito a que leas el blog de Vanesa.
    Muy buen post por cierto! Hace falta una mirada distinta para salir del entorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *