Padre, madre e hijo riéndose abrazados
"Mi" maternidad

Mi hijo me quiere… y mucho

Quién me iba a decir a mi hace más de un año que a día de hoy estaría escribiendo que mi hijo me quiere mucho. Hace poco más de un año escribí este post “Me quiere o no me quiere” a modo de desahogo en el que contaba que no sabía si mi hijo me quería o no me quería. Poco tiempo escribí otro post, “Mi hijo no me echa de menos” reflexionando sobre cómo mi hijo no me había echado de menos los 4 días que me tuve que ir fuera de casa por trabajo.

Pero eso ha cambiado. Eloy nunca ha sido un niño que le gustasen los brazos, ni que le comamos a besos pero desde este verano todo ha cambiado. Después de meses complicados de trabajo, de estar uno o el otro pero no poder estar mucho tiempo los tres juntos, en verano, estando en la playa de repente nos dijo:

  • Estoy muy muy contento
  • ¿Si? ¿por qué mi amor?
  • Porque ver a papá y a mamá

Os podéis imaginar lo que eso significa para unos padres. Tengo que reconocer que por un lado se me cayó el alma a los pies por darme cuenta que lo único que quiere es que estemos juntos pero el orgullo, la emoción y la alegría que sentí en ese momento no las puedo describir. Fue en nuestro quinto día de vacaciones. 5 días en los que estuvimos todos juntos el 100% del día.

Cómo ha cambiado

Desde ese día, le noto muchísimo más cariñoso. Cuando alguno de los dos nos tenemos que ir siempre escuchamos “no, mamá/papá, no te vayas”. Por suerte se lo explicamos y lo entiende bien y se acaba despidiendo no sin antes darnos unos cuantos besos y abrazos de esos que te derriten poquito a poco.

Cuando volvemos a casa corre a darnos el mejor de los abrazos. Le encanta que le abrace aunque sea poco ratito. Cuando le cuento algún cuento quiere sentarse siempre encima mío. Quiere estar en todo momento donde yo estoy.

Si, me quiere

Si, puedo gritar a los cuatro vientos que mi hijo ME QUIERE… Y MUCHO. Estoy segura de que siempre lo ha hecho aunque en muchas ocasiones no lo haya sabido ver ni interpretar.

Sé por otras madres que sus hijos también han pasado por la etapa de llegar a rechazar nuestros abrazos, nuestra compañía y es algo que duele pero puedo decir que es una época que se pasa. Para ellos lo somos todo, somos sus referentes y aunque no siempre nos lo sepan demostrar, nos quieren.

Por eso, aunque sientas esos momentos de rechazo, no desistas. Cógelo, cómetelo a besos, disfruta con él, eres su madre y eres lo que más quiere en este mundo, nunca nunca lo dudes.

¿Y a vosotros os ha pasado? ¿me lo contáis.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *